Saltar al contenido →

Relación entre el PER y el rendimiento por dividendos

El PER de una acción y los dividendos que ésta paga son las métricas favoritas de muchos inversores. Entender qué relación hay entre ambas es clave. Resulta especialmente útil para entender si esos dividendos son sostenibles o sólo falsas promesas.

Antes de entrar en materia quiero remarcar algo importante. Estudiar el PER y los dividendos es muy útil, pero si quieres tener una visión completa sobre el negocio de la empresa, hay muchas otras cosas a considerar. Cuestiones como el crecimiento, el flujo de caja, los niveles de deuda, márgenes, y ratios como precio/ventas o precio/flujo de caja, también son importantes.

Empecemos recordando qué son el PER y el rendimiento por dividendo:

PER = Precio acción / Beneficios por acción

Rendimiento por dividendo = Dividendo por acción / Precio acción

Rendimiento de beneficios

Como ves, hay una variable en común entre el PER y el rendimiento por dividendo: el precio por acción. Algo que resulta muy interesante es invertir las variables en la fórmula del PER. Si lo hacemos, tendremos el earnings yield, o rendimiento de beneficios. El rendimiento de beneficios es el porcentaje que los beneficios anuales representan sobre el precio de la acción:

Rendimiento de beneficios = Beneficios por acción / Precio acción

Así pues, usemos la farmacéutica suiza Novartis como ejemplo. A 17 de junio de 2020, Novartis cerró en 85,10 francos suizos. Su beneficio por acción en 2019 había sido de 3,91 francos:

PER = 85,10 / 3,91 = 21,8

Rendimiento de beneficios = 3,91 / 85,10 = 4,6%

Así pues, el precio de la acción es 21,8 veces el beneficio anual. O, lo que es lo mismo, los beneficios anuales representan el 4,6% del precio de la acción.

Si nos fijamos en el rendimiento de beneficios, que es un porcentaje, lo podemos comparar directamente con el rendimiento por dividendos. El rendimiento de beneficios es lo que nos genera la acción en beneficios, independientemente si se pagan a los accionistas en dividendos o se los queda la empresa para reinvertir en el negocio. El rendimiento por dividendos es lo que nos paga la acción en dividendos, independientemente de los beneficios.

Qué analizar

Analizar si los dividendos de una empresa son sostenibles o no fijándonos en los dividendos pasados tiene poco sentido. Lo importante son los beneficios. Los dividendos tan solo son buenos para el accionista si vienen de beneficios sólidos. En caso contrario, significaría que se están pagando con reservas del pasado o, peor aún, a base de deuda.

Si queremos saber si los beneficios de una empresa son sostenibles o no, debemos echar un vistazo a su cuenta de resultados. Para eso, podemos analizar sus ingresos históricos y los márgenes que consigue. También queremos ver si la empresa es solvente y no tiene demasiada deuda. El objetivo es asegurarnos de que el modelo de negocio es sólido. De lo contrario, probablemente no invertiremos allí.

Relación entre beneficios y dividendos

Si nos fijamos en el rendimiento de beneficios y el rendimiento por dividendo, podemos calcular la ratio pay-out por dividendo. Viene a ser el porcentaje de los beneficios que se pagan en dividendos. Cuanto mayor sea este porcentaje, más se paga en dividendos y menos se reinvierte en el negocio.

No hay nada malo en reinvertir menos dinero. Significa que la empresa ya es madura y tiene menos oportunidades de crecimiento. Simplemente debemos ser conscientes de eso. Si nos centramos en empresas con altos dividendos, es muy poco probable que experimentemos subidas notables en la cotización de nuestras acciones.

El problema aparece cuando la ratio de pay-out se pone por encima del 80%. Eso implicaría que apenas se está reinvirtiendo lo justo para que el negocio siga funcionando. Y la cosa se complica mucho si la ratio supera el 100%. Esto indicaría que parte del dividendo se paga con reservas o con deuda, y por lo tanto no viene de los resultados orgánicos del negocio. En casos extremos veremos empresas en pérdidas pagando dividendos.

En el caso de Novartis, la empresa suiza pagó un dividendo de 2,95 francos en marzo de 2020:

Pay-out ratio = Dividendo por acción / Beneficio por acción = 2,95 / 3,91 = 75%

Qué conclusiones podemos sacar de esto

Creo que la conclusión principal es bastante clara. No te dejes cegar por un rendimiento por dividendo muy elevado. Fíjate también en si los beneficios son suficientemente altos. Y para eso nada más importante que fijarse en el rendimiento de beneficios, el inverso del PER.

Partiendo de que una ratio de pay-out del 70% puede ser considerada aceptable, si la empresa paga un dividendo del 5%, el rendimiento de beneficios debería ser de un 7,1% por lo menos (5 / 0,70). Eso significa que el PER debería ser como mucho de 14 (1 / 0,071).

Un PER bajo

Por este motivo, cuando veas empresas con dividendos elevados, deberías ver también empresas con un PER bajo. Y recuerda que un PER bajo es señal de que al mercado “no le gusta” demasiado esa acción. A fin de cuentas, el mercado no está dispuesto a valorarla de forma más alta.

Algunos motivos por los que un PER puede ser bajo son los siguientes:

  • Bajo o nulo crecimiento, o decrecimiento
  • Sectores estructuralmente poco atractivos (bajos márgenes, costes elevados, regulación, etc.)
  • Muchísima deuda (que se comerá una buena parte del flujo de caja en el futuro)
  • Infravalorada

Como me puedo imaginar, lo que tú buscas son empresas infravaloradas. Un PER bajo puede ser señal de que el mercado no ve algo que tú sí puedes ver. Sin embargo, ten presente que un PER bajo puede estar justificado.

Analiza bien la situación. Fíjate en el negocio de la empresa, su situación financiera, los beneficios y el flujo de caja. Si te gusta, adelante. Si no te gusta lo que ves, no la compres. Ya hay demasiada gente que ha comprado acciones con dividendos insostenibles con el único argumento de “que hace 40 años que no cortan el dividendo”.

Aunque la empresa fuera capaz de mantener el dividendo durante años a pesar de los malos resultados, la caída en la cotización te haría perder mucho más de lo que has sacado en dividendos.

Te dejo el enlace a dos artículos que pueden ser interesantes para ti:
4 Riesgos de invertir solamente por dividendos
Qué es el PER de una acción (1)

Otro día hablaré sobre la importancia del flujo de caja. Éste nos ayuda a comprobar que los beneficios que reporta la empresa son reales, y no fantasía contable.

Publicado en Invertir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.