Saltar al contenido →

¿Qué es la duración de los bonos?

En otro artículo hablé sobre el rendimiento de los bonos. Aquí trataré la otra de las métricas fundamentales para entender la renta fija: el concepto de duración. Si bien está relacionada con el tiempo que queda hasta vencimiento, la duración de los bonos nos indica mucho más.

Contenido

Introducción

Para los ya expertos, anticipo que cuando hable de duración, me voy a referir a la duración modificada (y no a la duración de Macaulay).

La duración de un bono es una métrica que se indica en años. Así pues, una duración de 8, significaría 8 años. Una duración de 8 años nos dice que tendremos que esperar unos 8 años de media para recibir el dinero que esperamos de ese bono: los intereses y el principal del bono a vencimiento.

Si bien saber esto es útil, la duración tiene un uso muchísimo más importante.

Qué nos dice la duración de un bono

La duración resulta especialmente útil porque nos dice cómo cambiará el precio de un bono si cambian los tipos de interés. Recordemos que el precio de un bono y su rendimiento van a la inversa. Si los intereses suben, el precio baja. Si los intereses bajan, el precio sube.

Una vez hemos entendido esta relación inversa entre precio y rendimiento, la duración nos permite ver cómo cambiaría el precio del bono si cambia su rendimiento (o interés).

Si la duración de un bono es de 8 años, esto significa que, si los intereses suben un 1%, su precio caerá aproximadamente un 8%. Si los intereses bajan un 1%, su precio subirá un 8%.

Si aún te estás preguntando por qué resulta útil saber este dato, déjame recordarte que los intereses y los precios de los bonos cambian constantemente. Por lo que, a mayor duración, mayor volatilidad en el precio de los bonos, ya que el mismo cambio en los intereses afecta de forma muy distinta a un bono con 2 años de duración que a uno con 20 años de duración.

Veámoslo con dos ejemplos:

El primer bono tiene un precio de 102, un rendimiento del 1,5% y una duración de 2 años:

  • Si los tipos de interés suben un 1% y su rendimiento llega al 2,5%, el precio del bono caería aproximadamente un 2% hasta 100.
  • Si los tipos de interés caen un 1% y su rendimiento llega al 0,5%, el precio del bono subiría aproximadamente un 2% hasta 104.

El segundo bono tiene un precio es de 102, un rendimiento del 1,5%, pero una duración de 15 años:

  • Si los tipos de interés suben un 1% y su rendimiento llega al 2,5%, el precio del bono caería aproximadamente un 15% hasta 86,70.
  • Si los tipos de interés caen un 1% y su rendimiento llega al 0,5%, el precio del bono subiría aproximadamente un 15% hasta 117,30.
duracion de los bonos
Bono con una duración de 15 años.

Así pues, la duración nos indica cuál es la relación entre los intereses y los precios de los bonos. A esto se le llama el riesgo de tipo de interés.

El riesgo de tipo de interés

Se conoce como el riesgo de tipo de interés al riesgo de que el precio de un bono cambie (sobre todo si es a la baja) por cambios en los tipos de interés. También se conoce como riesgo duración.

Si bien hasta ahora hemos hablado de la duración de un bono y lo que ésta significa, también podemos hablar de la duración de un fondo de inversión en renta fija o de un ETF de renta fija. Y la métrica funciona básicamente de la misma forma.

Un ETF con una duración de 3 tiene mucho menos riesgo de tipo de interés que un ETF con una duración de 15. Ese mayor riesgo se debe a tres cosas:

1) La duración en sí misma

Como ya hemos visto, la duración mide el cambio en el precio de los bonos si los intereses cambian un 1%. Así pues, con una duración de 3 años, si el interés sube en un 1%, el precio cae un 3%. Con una duración de 15 años, si el interés sube un 1%, el precio cae un 15%.

2) Los tipos de interés a largo plazo se mueven más que los tipos de interés a corto plazo

Los tipos de interés de los bonos a 30 años son mucho más volátiles que los de los bonos a 2 años. Si compramos bonos con duraciones muy altas, estamos expuestos a esos tipos de interés a largo plazo que, cuando se mueven, lo hacen a menudo con fuerza.

3) El tiempo que hay para que se produzcan estos cambios

Si bien es poco probable que los intereses suban durante los próximos 3 años, no sabemos lo que puede ocurrir en los próximos 15 o 30. Así pues, invertir en bonos con duraciones más elevadas hace que, si no los vendemos a corto plazo, la probabilidad de que en algún momento en el futuro puedan subir los tipos es más alta. Y una subida de tipos de interés haría que esos bonos perdieran valor.

Ahora que ya has visto los riesgos que conlleva invertir en bonos con alta duración (con mayor riesgo de cambios en el tipo de interés), veamos los motivos por los cuales querríamos estar expuestos a ese riesgo.

Motivos por los que comprar bonos con alta duración

Si bien los bonos con alta duración tienen más riesgo que los bonos con baja duración, recuerda que, en general, mayor riesgo significa también mayor potencial de ganancias. Y que parte de ese riesgo puede diversificarse a base de invertir en otros activos al mismo tiempo.

Por este motivo, veamos por qué resulta atractivo invertir en bonos con una duración alta:

1) Los bonos con vencimientos largos (y duración alta) suelen tener intereses superiores

En este artículo te explico qué es una curva de tipos de interés. Nos dice cuáles son los intereses para invertir o pedir prestado a distintos vencimientos.
Excepto en circunstancias poco comunes, los tipos de interés a largo plazo son superiores a los tipos de interés a corto plazo. Por este motivo, una mayor duración suele ir de la mano de rendimientos mayores.

2) Potencial de caídas en los tipos de interés

Si bien una duración elevada nos expone a tener pérdidas mayores si suben los tipos de interés, también nos puede hacer ganar mucho si los tipos de interés bajan. Como ya hemos visto anteriormente, si los tipos van a bajar, mejor tener una duración de 15 que de 2.

3) Valor refugio diversificador

Por último, cabe destacar que los bonos con duraciones altas, sobre todo los bonos soberanos de países sólidos económicamente, actúan como un valor refugio cuando hay un crash bursátil. De esta forma, los bonos a largo plazo tienen un efecto diversificador muy positivo para una cartera donde haya un porcentaje considerable de acciones.

El motivo por el que esto ocurre es que, cuando hay una crisis económica y un crash bursátil, los tipos de interés bajan, cosa que beneficia mucho a los bonos con una duración elevada.

El papel del cash en una cartera

Ahora que ya te he explicado el concepto de duración, los riesgos que conlleva y qué oportunidades nos ofrece, quiero hablar brevemente del cash. Por si no te lo habías planteado nunca, el cash es realmente un instrumento que forma parte de la renta fija.

Como instrumento de renta fija, tiene también un rendimiento y una duración. Su rendimiento es el interés que te paga el banco. En la mayoría de los casos en la zona euro actualmente el rendimiento es del 0%. Pero podría ser más elevado si el banco te paga interés.

En cuanto a la duración, si tienes el dinero en una cuenta corriente, su duración es 0. No tienes que esperar ni un día si quieres usarlo. Y, obviamente, al tener una duración de 0, no está afectado directamente por los tipos de interés.

Si el dinero estuviera en un depósito a 6 meses o a 1 año, su duración sería de 0,5 o de 1 respectivamente. Como te puedes imaginar, no hay apenas ninguna diferencia entre una cosa y la otra.

Tenga una duración de 0 o de 1, el dinero en cash también aporta a la cartera un efecto diversificador. Si bien su valor no va a subir nominalmente en el caso de un crash bursátil, como sí lo harán los bonos soberanos con alta duración, su valor relativo va a subir. Esto se debe a que ahora seremos capaces de comprar acciones, u otros activos como inmuebles, a precios inferiores.

Y esto lo podremos llevar a cabo porque teníamos parte de nuestro patrimonio en activos diversificadores. Tenemos pólvora seca que podemos usar cuando se presenta la oportunidad adecuada.

Conclusión

Como ya has visto, entender el concepto de duración es fundamental a la hora de invertir en renta fija. Si aún te estás preguntando si deberías poner un pequeño porcentaje de tus activos en bonos, en este artículo te doy argumentos para que lo hagas. Verás que su potencial diversificador es muy potente cuando los combinas con acciones y otros tipos de activos.
Razones para invertir en bonos

Incluso aunque no inviertas en renta fija, el concepto de duración es muy poderoso para entender la relación entre los mercados y los tipos de interés. Te permitirá ver por qué, cuando caen los tipos de interés, los bonos suben de precio, y eso hace que la bolsa también tienda a subir.

Acabarás entendiendo que, a pesar de no tener una duración definida que se pueda calcular fácilmente, las acciones, los inmuebles o el oro también tienen una duración implícita. Puesto que sus precios se ven afectados por los tipos de interés.

Siempre insisto en que, para entender los mercados financieros y la economía en general, debemos conocer cómo interactúan los distintos elementos. Y la duración es uno de los más importantes.

Te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Qué es Finanzas Claras

Publicado en Bonos Invertir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.