Saltar al contenido →

Qué es el PER de una acción y cómo analizarlo

El PER de una acción es un concepto muy fácil de entender pero difícil de utilizar. Está considerada una de las métricas más importantes al analizar acciones. En este articulo analizaremos qué es el PER de una acción, cómo se calcula y qué cosas debemos tener en cuenta para utilizarlo a la hora de invertir.

Qué es el PER

Su nombre viene de sus siglas en inglés: Price to Earnings Ratio. Se trata de la ratio entre el precio de una acción y sus beneficios anuales. Así pues, si el precio de una acción es de 34 euros, y los beneficios de esa acción son de 2 euros anuales, el PER es de 17 (34 dividido entre 2).

Veamos el mismo ejemplo detallado:
– Beneficios totales de la empresa: 500 millones de euros
– Acciones existentes: 250 millones
– Beneficio por acción: 500.000.000 / 250.000.000 = 2 euros
– Precio por acción: 34 euros
– PER: Precio por acción / Beneficio por acción = 34 / 2 = 17

De esta forma, el PER también nos indica cuántos años de beneficios anuales estamos pagando por el precio de una acción. En el caso del ejemplo anterior, tendríamos que esperar 17 años para que la acción nos haya generado en beneficios lo que hemos pagado por ella.

El PER como indicador de lo cara o barata que cotiza una acción

Así pues, ya hemos visto que el PER nos indica el número de años de beneficio anual que estamos pagando por una acción. A más años, a mayor múltiple, más estamos pagando por los beneficios de una empresa. Es por este motivo que el PER se utiliza frecuentemente para ver si una acción, o el mercado bursátil en general, está cara o barata.

Puede que estés pensando que el secreto de invertir consiste solamente en encontrar aquellas acciones con un PER muy bajo. De hecho, si las buscas, vas a encontrar muchas acciones con un PER ridículamente bajo, como 2. Eso indicaría que el precio de la acción se paga con el beneficio de solo 2 años.

A fin de cuentas, ¿quién iba a querer comprar acciones más caras habiéndolas tan baratas? Sin embargo, hay muchos motivos por los cuales el PER, a pesar de ser un indicador muy útil, debe ser usado con precaución. Al fin y al cabo, ¿no crees que puede haber un buen motivo por el cual la acción es tan barata?

PERExplicación habitual
No existeLas empresas sin PER son aquellas que tienen pérdidas, ya que el PER no se calcula cuando es negativo.
0-10Acciones a priori baratas cuya baja cotización puede estar justificada debido a que se avecinan dificultades para la empresa.
10-18Nivel PER medio, que se sitúa cerca de los promedios históricos.
18-25Acciones a priori caras pero que pueden ser consideradas muy estables o con potencial de crecimiento.
Más de 25El mercado espera que los beneficios futuros de la empresa vayan a crecer con fuerza. También puede indicar sobrevaloración.

Si nos miramos las empresas del IBEX 35 a 31 de diciembre de 2019, veremos que el PER de las empresas que lo componen se situaba entre 3.557 (Cellnex Telecom) y 6,4 (IAG), y que la media del índice era de 15,5.

Si vamos a Estados Unidos y nos fijamos en el S&P 500, veremos ratios PER de entre 1.571 (Servicenow) y 5,5 (Unum Group), con algunas empresas sin PER (aquellas que tienen pérdidas, pues el PER no se calcula si es negativo), y el valor medio del índice en 21,6.

Pero, como vamos a ver a continuación, hay multitud de motivos por los cuales el PER se tiene que usar con mucha precaución. En caso contrario, concluiríamos rápidamente que IAG es mejor inversión que Inditex, Unum Group es mejor inversión que Apple o que el IBEX 35 es mejor inversión que el S&P 500 americano.

11 Factores importantes para analizar el PER

1) Los PER muy elevados

En primer lugar, me gustaría aclarar por qué no debemos espantarnos cuando veamos un PER estratosférico. En el apartado anterior hemos visto a Cellnex Telecom con un PER superior a 3.500. Esta acción puede parecer muy cara, pero habrá un motivo por el cual el PER es tan elevado.

Ya hemos visto que el PER no se calcula para empresas que tienen pérdidas. No tendría mucho sentido, obviamente. Si recordamos la fórmula del PER (precio de la acción dividido por el beneficio por acción) nos daremos cuenta de lo que ocurre cuando el beneficio es prácticamente 0, pero positivo. Si el precio de la acción es de 34 euros, pero el beneficio de la acción es de solamente 0,02 euros, el PER será de 1700. Como puedes ver, un PER estratosférico solamente significa que la empresa no tuvo prácticamente ningún beneficio ese año. Lo importante es si tendrá beneficios en el futuro.

Es por este motivo por el cual también se utiliza el PER proyectado (forward P/E en inglés). La única diferencia entre el PER y el PER proyectado es qué beneficios se utilizan para calcularlo. El PER se calcula usando los beneficios que ha tenido la empresa recientemente. El PER proyectado se calcula usando los beneficios que se prevén para el próximo año.

2) Oportunidades de crecimiento

Aquí tenemos el motivo principal por el cual analizar las acciones usando exclusivamente el PER es equivocado. ¿Qué empresa crees que tiene más oportunidades de crecimiento, Amazon o Endesa? Endesa puede ser una muy buena empresa, pero Amazon está en sectores que pueden crecer muchísimo en el futuro. Por este motivo estaría justificado que Amazon tuviera un PER superior al de Endesa.

Como puedes ver, el crecimiento futuro es el principal motivo que puede justificar múltiples elevados. Si pensamos que los beneficios de una empresa van a crecer al 30% durante los próximos 10 años, estaremos dispuestos a pagar un múltiple más elevado por los beneficios actuales. A fin de cuentas, estamos pagando para obtener esos beneficios futuros.

La misma lógica se puede usar para comparar índices bursátiles. Si el PER del S&P 500 es superior al del IBEX 35, uno de los motivos puede ser que los inversores creen que el crecimiento de las empresas americanas será superior al de las empresas españolas.

3) Sectores

Relacionado con el punto anterior, los sectores económicos de las empresas son un aspecto muy importante. No tiene nada que ver una empresa que fabrica automóviles, como Daimler, con otra que vende software, como Microsoft.

En primer lugar, y como ya hemos visto, el sector influye directamente en las oportunidades de crecimiento futuras de una empresa. El sector tecnológico o farmacéutico pueden crecer mucho más en el futuro que el sector energético o bancario.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta cómo es cada uno de los sectores. Aquéllos con mejores márgenes, menos competición y menor necesidad de invertir mucho capital para producir son favorecidos. Un motivo por el cual las empresas automovilísticas cotizan a múltiples bajos es que requieren de inversiones muy grandes para lanzar nuevos modelos y producir vehículos.

Otro aspecto importante son las regulaciones. Nuevas leyes, normativas y medidas para promover ciertos cambios económicos, como el coche eléctrico, también influyen en cómo se valora a las empresas de un sector. Esto puede ser positivo, si se espera que los gobiernos vayan a arrojar mucho dinero para hacer crecer a un determinado sector económico. O negativo, si las nuevas normativas solamente van a causar mayores costes para las empresas.
Las medidas que se están tomando derivadas del cambio climático son probablemente las que pueden tener más importancia.

4) Empresas cíclicas y defensivas

Debido a que el sector en el que opera una empresa es tan importante, las acciones se pueden dividir en dos grandes grupos: cíclicas y defensivas. Aunque hay gente que utiliza un tercer grupo, como veremos más adelante.

Las empresas defensivas también se pueden llamar anti-cíclicas. Se distinguen en función de si su negocio está relacionado con el ciclo económico o no. Es uno de los factores que más afectan al PER de las acciones.

Empresas cíclicas

Las empresas cíclicas son aquellas cuyo negocio va muy ligado al ciclo económico. La venta de automóviles, los viajes o el sector inmobiliario son perfectos ejemplos. Cuando la economía va bien, se venden más coches, se viaja más, tanto por turismo como por negocios, y se venden más casas.
Los sectores considerados habitualmente como cíclicos son las aerolíneas, producción de automóviles, bancos, hoteles, empresas inmobiliarias y de producción de materia prima.
Así pues, empresas como BMW,  Lufthansa o las Socimis serían acciones cíclicas.

Los beneficios de las empresas cíclicas fluctúan mucho. Por este motivo, su PER también tiende a fluctuar. Sin embargo y en general, el PER de las acciones cíclicas suele ser inferior al de las demás acciones, puesto que en el fondo se trata de empresas con mayor riesgo.

Empresas defensivas

Por el otro lado, las empresas defensivas, o anti-cíclicas, no se ven prácticamente afectadas por el ciclo económico. Los sectores defensivos por excelencia son las empresas de suministros, farmacéuticas y de consumo básico, como por ejemplo alimentación. Aquí podríamos encontrar empresas como Nestlé, Iberdrola o Coca-Cola.

Las empresas defensivas tienen beneficios estables y, por lo tanto, actúan como un seguro cuando hay una recesión, puesto que siempre cumplen. Debido a su menor riesgo, suelen tener un PER más elevado. En otras palabras: hay un precio a pagar para invertir en cosas menos arriesgadas.

Empresas sensibles

Por último, y a pesar de que las empresas se suelen considerar cíclicas o defensivas, hay empresas que están en el medio. Morningstar las cataloga como empresas “sensibles” al ciclo económico. Su negocio se ve impactado por el ciclo, pero no demasiado.

Aquí encontramos sectores como el tecnológico, el energético o las empresas industriales. Así pues, empresas como Apple, Total o Siemens estarían en esta categoría. Como cabe esperar, el PER de estas empresas se situaría, en general, por encima del de las empresas cíclicas y por debajo del de las empresas defensivas.

5) Estado de la economía

El estado de la economía influye de forma decisiva en la valoración de las empresas. A pesar de que no todas las empresas ni todos los sectores se ven afectados de la misma forma, sí que hay patrones que se repiten continuamente en el mercado en general.

Un PER elevado en el mercado bursátil va ligado a la esperanza de que las cosas van a ser mejores en el futuro. El mercado está pagando un múltiple más elevado porque cree que los beneficios van a crecer.

Por ejemplo, podemos analizar el caso de una fuerte recesión. Cuando la economía se contrae de forma significativa, el nivel de beneficios empresariales cae en picado. A pesar de que las acciones puedan caer, es muy probable que el PER se expanda, porque los inversores creen en la recuperación de la economía.

Veámoslo con un caso concreto. Antes de la recesión, tenemos la acción cotizando a 34 euros y los beneficios por acción son de 2 euros. Esto resulta en un PER de 17.
Sin embargo, y de forma inesperada, se produce una recesión. Los beneficios caen a 0,5 euros por acción (un 75%). La acción cae hasta los 20 euros (un 41%). El PER pasa a ser de 40 (20 / 0,5 = 40).
La expansión del PER se produce porque los beneficios caen más que la cotización de la acción.

Por el contrario, un nivel de PER bajo en el mercado suele ir de la mano de malos augurios económicos. Los inversores empiezan a pensar que una recesión es posible, o incluso probable. Se cree que los beneficios van a ser inferiores en el futuro. Y por ese motivo los inversores están dispuestos a pagar menos por la misma acción.

Si usamos el ejemplo anterior, lo veremos claramente. Teníamos una acción cotizando a 34 euros con 2 euros de beneficio por acción. Nuestro PER era de 17.
Debido a los acontecimientos, los inversores empiezan a pensar que la economía puede ir a una recesión pronto. En tal escenario, la empresa no va a ser capaz de conseguir esos 2 euros de beneficio por acción. Eso hace que la acción caiga hasta los 20 euros (un 41%) en anticipación a la caída. El PER se ve reducido a 10.

Como puedes ver, todos estos escenarios son posibles, en secuencia:
– Fase normal: Acción: 34 euros / Beneficios por acción: 2 euros / PER: 17
– Fase anterior a la recesión: Acción: 20 euros / Beneficios por acción: 2 euros / PER: 10
– Recesión: Acción: 20 euros / Beneficios por acción: 0,5 euros / PER: 40

Cabe remarcar que cuanto más cíclica sea una empresa, mas variable será su PER en función del estado de la economía.

6) Tipos de interés

Los tipos de interés en la economía son un factor que influye fuertemente en los múltiples PER. El mercado de renta fija (de bonos) es el mayor del mundo, superior en tamaño al mercado bursátil, que es el segundo. Entre ambos, hay un constante movimiento de dinero del uno al otro, en función de cuál ofrece mejores perspectivas a corto y largo plazo, dado el estado de la economía y las distintas circunstancias que nos rodean.

Así pues, podemos decir que hay una competición entre la renta fija y la renta variable para atraer dinero. Cuanto más altos sean los tipos de interés, más atractivo resulta invertir en bonos, y menos dinero fluye a la bolsa. Ocurre lo mismo al revés. Cuanto más bajos sean los tipos, más atractivo resulta invertir en renta variable.

El motivo principal por el que la bolsa norteamericana estaba tan barata a principios de los años 80 es porque se habían subido los tipos de interés a cerca del 20% para combatir la inflación. A medida que bajaron los tipos, subieron los múltiples en la bolsa.

Además, los bajos tipos de interés también han permitido a muchas empresas endeudarse masivamente. Este apalancamiento puede ser bueno a corto plazo e incrementar los múltiples. Sin embargo, puede ser peligroso a largo plazo, como veremos más adelante.

7) Países donde operan

El aspecto geográfico influye de dos formas distintas: el país donde la empresa está domiciliada y los mercados en los que lleva a cabo sus actividades.

El lugar de su sede central determina los impuestos que se pagan, regulaciones y leyes a seguir, nivel de innovación tecnológica y cantidad de inversores dispuestos a comprar acciones. Los países más desarrollados y más liberales suelen acarrear múltiples más elevados. Por ese motivo si miramos empresas muy similares de Europa y Estados Unidos, las europeas suelen cotizar algo más baratas.

Por otro lado, hoy en día hay muchas empresas que operan en todo el mundo. Tener una fuerte presencia en mercados que se consideran de futuro lleva a tener múltiples más altos. Esto va directamente relacionado con el crecimiento de los beneficios de una empresa. Todo aquello que haga pensar que los beneficios pueden aumentar, llevará a un PER más elevado.

8) Endeudamiento

El endeudamiento es algo a tener muy en cuenta. Es un dato fundamental clave para entender en qué situación se encuentra la empresa. A mayor apalancamiento, mayor potencial de ganancia, pero también mayor potencial de pérdida, con lo que el riesgo es mayor. Como todas las características que se refieren al nivel de riesgo de una acción, a mayor riesgo, menor precio y, por lo tanto, menor PER.

No te dejes cegar por el bajo PER de una empresa que ha tenido beneficios sólidos durante unos años. Un alto endeudamiento significa que cuando haya un bache económico, las pérdidas se verán magnificadas. Si ves que las deudas de una empresa son dos, tres o incluso más veces superiores a su capitalización, sé consciente de que la empresa tiene más riesgo. Eso no significa que sea una mala inversión, ni muchos menos. Solo que debes ser consciente que tanto las ganancias como las pérdidas pueden ser elevadas.

Los bancos han sido, tradicionalmente, un sector con PER bajo, pero con mucho apalancamiento. Por este motivo, debido a las circunstancias económicas actuales, tan perjudiciales para los bancos desde 2008, su cotización ha caído de forma tan pronunciada a lo largo de la última década.

Esto también es válido para las Socimis, que pueden tener solamente un 25% de capital, y un 75% de deuda. Esto significaría que una caída del 25% en el precio de los inmuebles podría hacer que la cotización cayera a 0. Por el otro lado, si las cosas van bien, los retornos pueden ser muy buenos.

Como has visto, los tipos de interés, los países de las empresas y su endeudamiento son aspectos clave para entender cómo cotiza una acción. Préstales atención.

9) Particularidades de la empresa

Aquí estamos hablando sobre aspectos intangibles de una empresa. En la mayoría de los casos, se trata de cosas positivas. Cosas como el valor de la marca o tener a un CEO considerado un genio también pueden influir en el PER.

Así pues, aquellas empresas cuya marca tiene muy buena reputación, pueden tener un PER más elevado que una empresa similar que no sea tan conocida. Coca-Cola o Nestlé serían buenos ejemplos. La explicación es que una empresa reconocida tiene menos riesgo, ya que probablemente su posición en el mercado está consolidada.

Tener a un CEO considerado una estrella también puede afectar al PER. Elon Musk para Tesla sería un muy buen ejemplo. El hombre es considerado un genio. Tenerlo significa que la empresa puede beneficiarse de cosas extraordinarias en el futuro. Y si por algún motivo decidiera retirarse, la cotización, y con ella el PER, se verían afectados negativamente.

Por último, puede haber otras particularidades que afecten al PER de una empresa. La preferencia histórica de los inversores por invertir o no invertir en una acción, por el motivo que sea, también podría ser una particularidad.

10) Factores sociales y medioambientales

Los factores sociales y medioambientales de una empresa también afectan a su PER. Cosas como tener buenas medidas contra la corrupción interna, tratar bien a los trabajadores o no contaminar son muy importantes. Y cada vez lo son más. La importancia de estos factores se debe a dos motivos distintos.

En primer lugar, una empresa que por ejemplo tenga a sus trabajadores satisfechos y cumpla con la legislación medioambiental afronta menores amenazas. A fin de cuentas, esta empresa probablemente no se vea afectada por huelgas. Y tampoco va a tener que pagar multas para hacer frente a desastres medioambientales. Buenas prácticas se traducen en menores riesgos. Y, por lo tanto, a un PER superior.

En segundo lugar, los fondos de inversión gestionados con criterios sociales y medioambientales están experimentando un crecimiento muy fuerte. Es la tendencia ESG (Enviromental, Social, Governance). Estos fondos excluyen ciertos sectores o ciertas empresas. Y sus criterios de inversión se ven fuertemente dominados por cuestiones sociales o medioambientales. Eso hace que exista una demanda “adicional” para este tipo de acciones.

11) Sobrevaloración o infravaloración

Sé que es aquí a donde querías llegar desde que empezaste a leer el primer artículo sobre el PER. ¿Cómo puedo identificar qué empresas están caras y cuáles baratas? Y lo que yo he tratado de explicarte es que para llegar a una decisión debemos hacer un análisis de la empresa. Lamentablemente no es suficiente con mirar simplemente el valor actual del PER.

Realmente hay dos tipos de análisis que puedes llevar a cabo. Esto depende de cuál sea tu estrategia de inversión.

Por un lado, podemos analizar empresas para averiguar si están caras o baratas. Este tipo de análisis micro, a nivel de empresa, requerirá, entre otras cosas, que comparemos una empresa con empresas similar. Por ejemplo, para saber si Daimler cotiza cara o barata, nos fijaremos en cómo cotizan otros fabricantes de vehículos y trataremos de tener en cuenta las diferencias existentes entre las distintas empresas.

Tal análisis nos va a permitir identificar qué empresas del sector están baratas y deben ser compradas. Y qué empresas están caras y debemos vender. No vamos a acertar siempre, ya que los mercados son muy complejos, y es difícil saber qué va a ocurrir. Sin embargo, sí seremos capaces de tomar mejores decisiones en la mayoría de los casos.

Por el otro lado, podemos llevar a cabo análisis a nivel macro. Es decir, podemos analizar la totalidad del mercado para saber si está caro o barato. Esto lo vamos a hacer fijándonos en índices bursátiles. Y para ello vamos a fijarnos en el PER actual, las medias históricas del PER y las circunstancias actuales y futuras tanto en el plano económico, como en otros planes, como el político, social o tecnológico.

Otras métricas

Si has leído hasta aquí, supongo que habrás encontrado este artículo interesante. Por este motivo, te animo a que lo compartas con conocidos que también puedan beneficiarse de mejorar sus conocimientos financieros para ganar en prosperidad y en libertad.

En otros artículos hablaremos sobre otras métricas importantes a la hora de analizar acciones: rendimiento por dividendo, ratio de precio sobre ventas o ratio de precio sobre flujo de caja. Esto te permitirá saber de qué forma estas métricas están relacionadas entre sí. Tal conocimiento te permitirá realmente entender si los niveles a los que cotiza una acción están justificados o no.

Rentabilidad por dividendo
La ratio precio ventas de una acción
Ratio precio valor contable de una acción
Flujo libre de caja

También te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Qué es Finanzas Claras

Publicado en Acciones Invertir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.