Saltar al contenido →

Mejores monedas de Plata para invertir

Invertir en plata física es una opción muy interesante. Se trata de un activo con mucho potencial, capacidad para protegernos de los nocivos efectos de la inflación, y que ofrece un grado de diversificación único. A fin de cuentas, es uno de los pocos activos que podemos tener fuera del sistema financiero.

Contenido

Dónde comprar monedas de plata

Para quienes se estén planteando invertir en monedas de plata, la primera duda que surge es dónde comprarlas. Y, a pesar de que se nos pueda antojar como algo muy complicado, lo cierto es que no lo es.

Hay multitud de sitios en los que podemos comprar monedas de plata. Tanto en tiendas físicas como por internet. De hecho, lo más probable es que el lugar donde vivas, tenga varios negocios que las venden.

La otra alternativa es comprarlas por internet. Hay sitios muy reputados que venden metales preciosos. De hecho, son distribuidores oficiales de las grandes casas de la moneda del mundo. Por lo que no debemos preocuparnos sobre la calidad de sus productos o servicios.

Uno de los sitios más famosos es CoinInvest.com (enlace no patrocinado). En cuanto a las casas de la moneda, puedes echar un vistazo a la Royal Mint británica.

Entender el precio de la plata física

Una cosa que debemos entender a la hora de comprar monedas de plata es que tendremos que pagar un precio superior al del precio de cotización del metal precioso en los mercados internacionales. Pero eso tiene su lógica.

En general, el precio que pagaremos por las monedas de plata se puede dividir en tres partes: precio del metal, margen comercial e IVA.

El precio del metal, conocido como precio spot, depende directamente del precio al que cotiza la plata en los mercados financieros. La plata cotiza mediante futuros, que son derivados financieros que permiten a los inversores comprar y vender plata en grandes cantidades. Es el precio que se toma de referencia cuando se habla del “precio de la plata”.

En segundo lugar, tenemos el margen comercial, también conocido como “premium”. A fin de cuentas, cuando se habla del precio de la plata, a pesar de que se haga referencia al precio de una onza (31,1035 gramos), se están comprando y vendiendo miles de onzas a la vez, que deben ser entregadas en forma de grandes lingotes.

No obstante, cuando compramos monedas de plata, alguien (normalmente una casa de la moneda) ha tenido que comprar lingotes de plata, fundirlos y acuñar monedas. Un proceso que obviamente tiene su coste.

De la misma forma, la empresa que comercializa las monedas de plata para inversión, bien sea un negocio dedicado a ello, o una casa de la moneda directamente, también tiene unos costes que debe cubrir.

De ahí que haya un margen comercial asociado a la producción y distribución de monedas de plata. Este margen varía mucho a lo largo del tiempo. Puede ser cercano a un 5% del precio spot de la plata, o llegar a ser un 50% del mismo. En condiciones normales, se situará entre un 10-20%.

En el siguiente apartado analizamos qué aspectos influyen sobre este margen comercial o “premium”.

Por último, la compra de plata física también está sujeta al pago del IVA en la mayoría de países. Aunque los tipos impositivos pueden variar mucho. Mientras que en España se paga un 21%, en Alemania el porcentaje es de solamente el 7%. Por lo que vale la pena informarse.

Aspectos que influyen en el margen sobre el precio spot de la plata

Como acabamos de comentar, a la hora de comprar monedas de plata, el margen comercial que se aplica sobre el precio spot del metal puede variar mucho. Estos son los aspectos que más influyen en si el margen será más alto o más bajo:

Tamaños disponibles de monedas de plata

El tamaño habitual de las monedas de plata para invertir es de una onza. Es decir, 31,1035 gramos. Se trata del tamaño y peso estándares, pero no son ni mucho menos el único que está disponible.

Así pues, también es bastante normal encontrarnos monedas de plata de 2, 5 o 10 onzas. De hecho, incluso las podemos encontrar de 500 gramos o incluso un kilo, mucho más parecidas a un pequeño lingote.

Debido a que las monedas de una onza son, de largo, las de mayor producción, también suelen ser las que acarrean márgenes comerciales menores. A menudo, estamos pagando márgenes más altos cuando optamos por monedas de mayor peso.

Por lo que, en general, mejor comprar dos monedas de una onza que una moneda de dos onzas. Recibiremos la misma cantidad de plata, pero tendremos que pagar menos por ella.

Cantidad de monedas de plata que compramos

Otro aspecto a tener en cuenta, sobretodo si compramos monedas de plata por internet, es que, si compramos una mayor cantidad, el precio unitario será menor. Por lo que estaremos pagando un margen comercial más bajo.

Por este motivo, puede resultar interesante hacer pedidos relativamente grandes, puesto que vamos a recibir más plata por nuestro dinero. Eso es especialmente cierto cuando compramos las monedas habituales de una onza acuñadas por las mayores casas de la moneda del mundo.

Año de edición

El año de edición es el año en el que se acuñó la moneda. Algunos de los diseños más populares no se actualizan prácticamente nunca. Pero tienen años de edición distintos, que son visibles en las monedas.

En general, las monedas con año de edición actual suelen ser algo más caras que las de tiradas anteriores.

Stock disponible

Otro aspecto muy importante a la hora de determinar los márgenes comerciales es el nivel de stock que tienen las casas de la moneda y las empresas que comercializan metales preciosos. De hecho, esto es especialmente relevante en momentos de alta demanda, como se viene experimentando desde principios de 2020.

Cuando la demanda de monedas de plata es muy alta, y los fabricantes son incapaces de conseguir todo el metal que quisieran para producir los productos, los plazos de entrega para la mayoría de monedas aumentan. Y con ello también suben los márgenes.

O sea que, a mayor demanda de metal físico por parte de los inversores, más margen tendremos que pagar.

Exclusividad de la emisión

De la misma forma que las monedas que no son de una onza, al tener una tirada mucho menor, suelen tener márgenes comerciales más elevados, también se hacen monedas de plata de una onza con diseños menos habituales.

En general, cuanto más exclusiva sea una emisión, más cara serán esas monedas.

Monedas de colección

Mención especial merecen las monedas de plata de colección. En tal caso, los márgenes pueden llegar a ser muy sustanciales, puesto que en teoría tienen un valor numismático que va más allá del precio del metal.

A la hora de invertir en monedas de colección, ten en cuenta que se trata de un híbrido entre invertir en metales preciosos y hacerlo en un artículo de colección. Por lo que, a la hora de venderlas, también te será más caro hacerlo.

Si lo que buscas es invertir en plata por el valor del metal precioso, suele ser mejor no hacer caso a las monedas de colección.

Monedas de plata más populares para invertir

Ya hemos visto que las monedas con menores márgenes comerciales suelen ser las habituales de una onza, acuñadas por las mayores casas de la moneda del mundo. A continuación, analizamos las mejores monedas de plata para invertir:

Krugerrand (Sudáfrica)

Como no podía ser de otra forma, empezamos hablando por los Krugerrand sudafricanos, uno de los productos de inversión en oro y plata más populares en todo el mundo.

El Krugerrand está producido con una onza de plata sudafricana y una pureza del 99,9%, lo que se conoce como 0,999. En ella podemos ver a una gacela, el animal nacional del país, y a Paul Kruger, quien fuera presidente del mismo durante prácticamente dos décadas.

El Krugerrand no tiene valor nominal especificado. Su nombre se debe a la unión del apellido Kruger, y la divisa sudafricana (el rand).

Filarmónica de Viena (Austria)

La casa de la moneda austríaca acuña la moneda de plata más famosa de la zona euro: la Filarmónica de Viena. En ella podemos encontrar, como es de esperar, el famoso edificio de la Filarmónica en la capital del país. En el reverso podemos ver a varios instrumentos musicales.

La Filarmónica de Viena en plata tiene un peso de una onza, y es una moneda de curso legal, con un valor nominal de 1,50 euros. Por lo que no la querremos usar para comprar cosas directamente con ella.

Esta moneda se lleva acuñando desde 2008 y está producida con plata de una pureza de 0,999.

Britannia (Reino Unido)

La Britannia es la famosa moneda de plata acuñada por la Royal Mint británica. Se trata de la primera moneda de plata de inversión que se introdujo en Europa, en 1997. Está hecha con una onza de plata con pureza de 0,999.

En ella podemos encontrar a la diosa Britannia, así como una imagen de la reina británica Isabel II. Además, se trata de una moneda de curso legal en el Reino Unido, con un valor nominal de 2 libras esterlinas.

Para los residentes fiscales en Reino Unido, las ganancias conseguidas con monedas acuñadas por la Royal Mint están exentas de impuestos.

American Eagle (Estados Unidos)

La US Mint norteamericana, la casa de la moneda oficial de Estados Unidos, acuña la famosa moneda de plata American Eagle.

De una onza de plata y una pureza del 99,9%, esta moneda cuenta con una representación de Lady Liberty, la personificación de la libertad, así como un águila, uno de los símbolos de Estados Unidos.

Es también una moneda de curso legal, con un valor nominal de un dólar norteamericano. Y, debido a la gran demanda de metales preciosos en Estados Unidos, se trata de una de las monedas de plata de inversión más famosas y con mayor liquidez.

Maple Leaf (Canadá)

Al norte de Estados Unidos, Canadá también acuña sus propias monedas de plata. A fin de cuentas, Canadá es un gran productor de metales preciosos.

La Canadian Mint acuña las famosas monedas de plata Maple Leaf, de una onza y pureza del 99,99%. En ellas podemos ver una hoja de maple, el símbolo nacional de Canadá, y un retrato de la reina británica Isabel II, quien es jefa de Estado del país norteamericano.

La Maple Leaf es una moneda de curso legal en Canadá, con un valor nominal de 5 dólares canadienses.

Canguro (Australia)

Lanzadas en 1993, las monedas de plata de la Perth Mint, la casa de la moneda australiana, son muy populares. De una onza, y hechas con plata de una pureza de 0,9999, superior al resto, son monedas de curso legal en Australia, con un valor nominal de un dólar australiano.

En ellas tenemos a un canguro, el animal nacional de Australia, y un retrato de la reina Isabel II, quien también es jefa de estado del país oceánico.

Panda (China)

Como no podía ser de otra forma, China también tiene una casa de la moneda que acuña monedas de plata. Las monedas de plata Panda cuentan con un panda, uno de los animales más famosos del país asiático, y una imagen del Templo del Cielo de Pekín en el reverso.

A diferencia de la mayoría de monedas de plata tradicionales, desde 2016 las Panda ya no son de una onza (31,1035 gramos), sino que son algo más pequeñas. Para ser concretos, tienen un peso exacto de 30 gramos.

Las Panda de plata son moneda de curso legal en China, y tienen un valor nominal de 10 yuanes.

Si te ha sido útil este repaso de las mejores monedas de plata para invertir, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Finanzas Claras

Y si también te interesa invertir en monedas de oro, te recomiendo este artículo:
Mejores monedas de Oro para invertir

Publicado en Oro

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.