Saltar al contenido →

La ratio precio ventas de una acción

Las dos métricas más famosas a la hora de analizar una acción son el PER y el rendimiento por dividendo. Sin embargo, la ratio precio sobre ventas es otra métrica clave para entender la cotización de una empresa.

Hace un par de semanas hice una serie de artículos sobre el PER de una acción. El PER se calcula dividiendo el precio de la acción por los beneficios por acción. Un PER de 20 significa que el precio de la acción es 20 veces su beneficio anual.

La ratio precio ventas de una acción nos permite evaluar la cotización de una empresa desde otra perspectiva. En lugar de analizar el precio de una acción fijándonos en sus beneficios, lo haremos mirando a su volumen de negocio, sus ingresos totales.

Hay varias razones por las que resulta muy útil mirar a la ratio precio ventas. Y, como veremos, se puede usar para analizar a una empresa en particular, a un grupo de acciones para compararlas entre sí, y para valorar si la cotización del mercado bursátil en general es alta, baja o justa.

Cómo se calcula la ratio de precio ventas de una acción

La forma en la que calculamos la ratio precio ventas es similar a la del PER. Consiste en dividir el precio de una acción por los ingresos por acción. Una ratio de 1 significa que el precio de una acción y los ingresos empresariales por acción son iguales. También significa que la capitalización de la empresa en bolsa es igual a sus ingresos anuales.

Veámoslo en detalle con un ejemplo real, Apple:

  • Precio por acción (26 de junio de 2020): 353,63 dólares
  • Ingresos por acción (año fiscal 2019): 60,03 dólares
  • Ratio precio ventas = 353,63 / 60,03 = 5,89

Podemos hacer los mismos cálculos usando la capitalización de las empresas y sus ingresos totales:

  • Capitalización bursátil (26 de junio de 2020): 1,533 billones
  • Ingresos totales (año fiscal 2019): 260.174 millones
  • Ratio precio ventas = 1.533.000 / 260.174 = 5,89

Como puedes ver, da igual qué forma usemos para calcular la ratio. Lo importante es que podemos ver que el precio de una acción de Apple cuesta tanto como los ingresos por acción de casi 6 años (5,89 para ser exactos).

Determinar si esta ratio es alta o baja es cuestión de estudio. A nivel comparativo te diré que esa misma ratio para Apple a finales de 2015 era de 2,74. En los últimos 4 años y medio los ingresos anuales han crecido un 11%, pero la acción ha subido un 140%. Esa “desconexión” ha llevado a la ratio precio ventas a más de doblarse, cosa que podría indicar que la acción está sobrevalorada.

Por qué es útil usar la ratio precio ventas

Ahora que ya hemos visto qué es la ratio de precio ventas, hablemos de por qué resulta tan útil analizarla, especialmente en circunstancias concretas.

Empresas con alto crecimiento

Uno de los grandes usos de la ratio es para evaluar a empresas con tasas de crecimiento muy elevadas. A menudo, estas empresas tienen beneficios muy bajos o inexistentes. Eso no es nada malo, puesto que su objetivo actual es crecer, por lo que priorizan conseguir nuevos clientes y reinvertir todo el dinero que consiguen ingresar.

En otras palabras, el objetivo de estas empresas no es conseguir beneficios a corto plazo. Lo importante es conseguir un tamaño considerable que permita conseguir grandes beneficios en el futuro.

Debido a que el PER es inútil en estos casos, la ratio precio ventas nos indica cuál es el potencial de esta empresa. Por ejemplo, imaginemos una empresa con 0 beneficios y una ratio precio ventas de 10. Si sabemos cuál es el margen de beneficios de empresas más consolidadas en el sector y cómo va a crecer la empresa en el futuro, podemos estimar los beneficios futuros.

Empresas establecidas sin beneficios

En este caso hablamos de empresas más maduras, cuyo crecimiento no es notable, pero que actualmente no tienen beneficios o incluso tienen pérdidas. Como resulta lógico, no podemos usar el PER cuando no hay beneficios o éstos son ridículamente bajos.

Esta falta de beneficios puede ser debida a problemas económicos particulares de la empresa en cuestión, o a que se trata de un sector cíclico, donde los beneficios son muy volátiles, ya que van directamente ligados al ciclo económico.

Sea como fuere, estas empresas pueden ser analizadas con la ratio de precio ventas. Compararemos esta ratio con la de otras empresas similares que sí tengan beneficios, o con la media histórica de esta ratio para el sector.

El objetivo en este caso es tener un punto de referencia para valorar la empresa. A fin de cuentas, si la empresa no tiene problemas estructurales muy graves, su nivel de ingresos actual es el mejor indicador de potenciales beneficios futuros. Y en base a esos ingresos podemos determinar qué ratio precio ventas está justificada.

Analizar si una acción o el mercado se encuentran en una burbuja

Otro motivo por el cual la ratio precio ventas resulta útil es para analizar si una acción o todo el mercado bursátil se encuentran en una burbuja. O si, por el contrario, los precios son extremadamente bajos.

Si bien el PER puede ser una medida muy útil, los beneficios pueden aumentar de forma temporal y excepcional sin que los fundamentales económicos de una empresa o del mercado lo justifiquen. Esto ocurre cuando la empresa es capaz de aumentar el margen de beneficios a corto plazo.

Sin embargo, y aunque hay excepciones, es raro que una empresa sea tan dominante en su sector como para aumentar sus márgenes de forma permanente a largo plazo.

En tal situación, aunque la cotización de las acciones subiera, el PER no indicaría que hay una burbuja, ya que estaríamos usando beneficios temporalmente elevados. No obstante, fijarnos en el nivel de ventas totales de la empresa sí que nos ayudará. Las ventas nos permitirán discernir si el negocio de la empresa realmente ha crecido y una mayor cotización está justificada o si tan solo se debe a un incremento temporal de los beneficios que probablemente no se pueda mantener en el futuro.

La misma lógica se puede aplicar al mercado bursátil en general. Para tal fin podemos analizar la ratio precio ventas de un índice bursátil. El motivo es el mismo: las ventas son mucho más estables que los beneficios. Si la ratio precio ventas se dispara de forma dramática sin que el PER suba mucho, puede haber riesgo de que el actual nivel de beneficios no sea sostenible en el futuro. Y eso puede acabar en un crash.

En la situación opuesta, cuando hay una recesión, los beneficios caen de forma mucho más pronunciada que las ventas. En este momento, fijarse en el PER es algo poco útil, ya que los beneficios son artificialmente bajos. Sin embargo, la ratio precio ventas nos dará una mejor idea de si el mercado ha caído demasiado y una recuperación está a la vuelta de la esquina.

Lo que veremos en los siguientes artículos

No quiero hacer que este artículo sea demasiado largo. Lo que te quería contar aquí es qué es la ratio precio ventas y por qué resulta tan útil. Sin embargo, hay que usarla con cuidado y teniendo algunas cosas muy presentes.

La más importante de ellas es que una empresa altamente endeudada suele tener una ratio menor. Esto no significa que la empresa sea más atractiva, sino que tiene mayor riesgo. Lo mismo ocurre con el PER de las empresas con mucha deuda: suele ser menor.

Aparte del nivel de endeudamiento, otros aspectos de los que hablaremos en un siguiente artículo son la tasa de crecimiento, el sector donde lleva a cabo se actividad económica, la fuerza de la marca y los tipos de interés en la economía.

Por ahora te dejo un artículo relacionado, donde hablo del PER de las empresas:
Qué es el PER de una acción

Publicado en Acciones Invertir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.