Saltar al contenido →

Invertir en Rodio – El metal precioso más caro del mundo en 2021

Por encima de los 17.000 dólares por onza, el rodio es el metal precioso más caro del mundo en 2021. En este artículo analizamos por qué, los usos que tiene y su potencial. Obviamente también vemos cómo podemos nosotros invertir en rodio.

Contenido

Qué es el rodio y dónde se produce

El rodio es un metal precioso de aspecto blanco plateado. Forma parte del grupo mineral del platino, y fue descubierto en 1803 por el químico inglés William Hyde Wollaston, quien había descubierto el paladio poco antes. Su nombre significa rosa en griego, porque su color cambia con algunas reacciones químicas. Se trata del segundo elemento más escaso en nuestro planeta, tan solo por detrás del osmio. Hay 0,0002 partículas de rodio por millón en la Tierra.

El rodio ha sido históricamente uno de los metales preciosos más caros el mundo, título que sostiene de nuevo desde 2017. Desde principios de 2020, de hecho, su precio es muchísimo más alto que el de cualquier otro metal precioso. En 2021 cotiza por encima de 17.000 dólares por onza.

Un metal de transición, de gran durabilidad, no corrosivo y que se funde a temperaturas muy altas, cerca de los 2.000 grados centígrados, el rodio cuenta con ciertas propiedades que lo hacen único e insustituible.

Su producción anual es de alrededor de un millón de onzas, unas 30 toneladas, y es muy inelástica. Esto se debe a que el rodio se encuentra como un subproducto en la producción de otros metales, como el paladio y el níquel. A consecuencia de eso, su precio puede subir drásticamente si hay un pequeño aumento de la demanda, ya que la oferta es incapaz de ajustar su producción al alza.

La producción de rodio se concentra en Sudáfrica, con un 80% del mercado mundial. En segundo lugar se encuentra Rusia, con un 12%. El resto de la producción proviene de unas pocas minas en Canadá, Zimbabue y Estados Unidos:

Países productores de rodio. Datos de USGS.

Debido a la alta dependencia del sector en Sudáfrica, la probabilidad de disrupciones en la cadena de suministros por problemas sociales o geopolíticos es significativa. Este aspecto también hace que su precio se pueda disparar en cualquier momento.

Como veremos más adelante, el precio del rodio es extremadamente volátil. Es posible conseguir una fortuna invirtiendo en él, pero también nos exponemos a perderlo prácticamente todo si tenemos la mala suerte de entrar en el peor momento. En este sentido, es importante recordar que su precio también puede verse altamente afectado por el estado de la economía mundial.

Para qué se usa

El rodio se usa principalmente con fines industriales. Es un metal útil en multitud de sectores:

Industria automovilística

La fabricación de catalizadores consume el 80% de toda la producción mundial de rodio. Los catalizadores se usan en vehículos con motor de combustión, tanto gasolina como diésel, para reducir el nivel de emisiones. Cabe decir que los catalizadores también se fabrican con platino y paladio, dos metales preciosos de la misma familia que el rodio.

Debido a que las regulaciones sobre el mercado automovilístico son cada vez más estrictas, la demanda de rodio ha aumentado significativamente estos últimos años. Además, la cifra total de vehículos que se fabrican aumenta cada año. Y las previsiones para el futuro siguen siendo muy favorables. Si China se ha convertido en el primer mercado de coches del mundo, por delante de Estados Unidos, se espera que países como India vean su parque automovilístico aumentar de forma dramática en el futuro.

Así pues, un aumento de la fabricación de coches y unas regulaciones más duras a nivel medioambiental nos indican que la demanda de rodio en el futuro debería mantenerse sólida.

Recubrimiento para productos de joyería

A pesar de que no seamos conscientes de ello, el rodio está presente en multitud de productos que usamos a diario. Muchos objetos de plata están realmente recubiertos por rodio. ¿Por qué? Para evitar la oxidación del metal. Y eso es así incluso en las cuberterías de plata.

De la misma forma, los productos de oro blanco suelen estar recubiertos con rodio también. El oro blanco suele ser una mezcla entre oro y otro metal, comúnmente plata, níquel o paladio. Las joyas hechas con platino también tienen en muchos casos un recubrimiento de rodio.

Productos químicos, médicos y electrónicos

Por último, el rodio también tiene una demanda muy importante de los sectores químico, médico y electrónico. Algunos ejemplos serían medidores en centrales nucleares, máquinas de rayos X, aparatos de conexiones electrónicas o productos ópticos como monturas.

Productos de inversión

Un aspecto a tener en cuenta sobre el rodio es que la cantidad de metal que se destina a productos de inversión es muy pequeña. Al contrario que otros metales preciosos, principalmente el oro y la plata, y en menor medida el platino y el paladio, el rodio no suele ser usado como producto de inversión.

Por este motivo, debemos tener en cuenta que invertir en rodio debe ser considerado algo relativamente exótico, teniendo presente que hablamos de un metal cuyos precios pueden experimentar un nivel de volatilidad muy considerable, como veremos en el siguiente apartado.

Precios históricos

El precio del rodio ha sido increíblemente volátil a lo largo de las últimas décadas. Un ejemplo de movimiento extremo podría ser la subida de 500 dólares en 2003 a más de 10.000 en 2008, tan solo para caer hasta los 1.000 dólares en cuestión de un par de meses. Y si bien a principios de 2021 cotiza por encima de los 17.000 dólares, a mediados de 2016 su precio estaba en tan solo 600.

El siguiente gráfico nos muestra el precio del rodio desde principios del año 2000:

Datos de Johnson Matthey.

De ahí podemos sacar tres conclusiones muy claras:

  • Invertir en rodio en el momento adecuado puede generarnos ganancias increíbles, multiplicando el valor de nuestra inversión por 20 o incluso 25 en cuestión de unos pocos años.
  • Invertir en rodio en el momento equivocado puede causarnos pérdidas muy fuertes, de más del 90% de nuestra inversión, y que pueden producirse tanto rápidamente como a lo largo de varios años.
  • Como consecuencia de lo anterior, invertir en rodio no es para todo el mundo. Si estás considerando hacerlo, sé consciente de los riegos y no te olvides de diversificar.

Ratio entre el precio del rodio y otros metales preciosos: oro y platino

Los inversores expertos en metales preciosos analizan frecuentemente las ratios entre sus precios. La cantidad de metal existente estimada para cada uno de ellos es estable. Esto significa que, a largo plazo, suele haber niveles de equilibro relativos entre los metales. Ser capaz de identificar esas tendencias es algo muy poderoso, pues nos permite identificar qué metales cotizan relativamente “caros” y cuáles relativamente “baratos”.

Echemos un vistazo a las ratios entre el precio del rodio y el del oro y el platino:

Datos del rodio de Johnson Matthey. Datos del oro de Kitco.

A principios de 2021, la ratio entre el rodio y el oro está en casi 9. Esto significa que una onza de rodio nos daría para comprar 9 onzas de oro. En términos históricos, si nos fijamos en los últimos 20 años, esa ratio está en su franja alta.

Si creemos en una vuelta a la media, apostaríamos antes por el oro que por el rodio, pero recuerda que no hay garantía de nada. Resulta curioso ver que, a finales de 2016, la ratio se situaba por debajo de 0,5. Eso significa que el rodio ha multiplicado su precio por 16 comparado con el oro. Claro que, en dólares, su precio se ha multiplicado por 25.

Datos del rodio de Johnson Matthey. Datos del platino de Kitco.

En cuanto a la ratio entre el rodio y el platino, podemos ver que se encuentra en absolutos máximos históricos. Entre los años 2000 y 2008, la ratio osciló entre 0,5 y 5, con muchísima volatilidad. A finales de 2016, la ratio estaba otra vez en 0,5. Sin embargo, a principios de 2021, la ratio se sitúa cerca de 16. Es decir, una onza de rodio cuesta lo mismo que 16 de onzas de platino.

El rodio nunca había sido tan caro respecto al platino como lo es en 2021. Si creemos en una vuelta a la normalidad, apostaríamos por el platino. Si creemos que la tendencia actual continuará, optaremos por invertir en rodio.

Cómo invertir en rodio

Ahora que ya hemos visto la cotización del rodio, hablemos sobre cómo podemos invertir en él.

Rodio físico

Igual que con otros metales preciosos, el rodio también está disponible en productos de inversión. Sin embargo, la oferta es mucho menor. Tan solo unas pocas denominaciones están disponibles, las más comunes siendo los lingotes de una onza y cinco onzas. Esto se debe a que el interés de los inversores por almacenar rodio, de la misma forma que querríamos almacenar oro, es un fenómeno que se empezó a dar poco después de la crisis financiera de 2008.

La empresa británica Baird & Co. es el mayor fabricante de lingotes de rodio del mundo. PAMP en Suiza también los produce. Podrás encontrar tales productos en sitios como Money Metals y Swiss Bullion (enlaces no patrocinados).

Fondo ETF

Para aquellos que quieran invertir en rodio sin tener que salir de su casa, ni tener que poner más de 17.000 dólares para adquirir una onza, también existe la opción de un fondo ETF. La oferta es muy limitada, pero podemos destacar al db Physicial Rhodium ETC, de DWS (la gestora de Deutsche Bank).

El fondo está respaldado por rodio físico en un 100%, almacenado en cámaras de seguridad en Londres. Cada unidad del fondo representa 0,1 onzas de rodio menos los gastos de gestión acumulados desde 2011.

Empresas productoras

La tercera opción es invertir en acciones de productores de rodio. La mayoría de ellas son empresas mineras en Sudáfrica, aunque también las puedes encontrar en países como Rusia o Canadá. Recuerda que, al invertir en empresas, tu exposición al rodio es indirecta, y hay muchos más aspectos a tener en cuenta aparte del precio del metal.

Conclusión

El rodio es el metal precioso más caro del mundo. También es uno de los más volátiles, capaces de hacernos ganar y perder mucho dinero, en función del momento en el que decidamos invertir. Por este motivo, tan solo deberíamos hacerlo si somos conscientes de ello y capaces de gestionar nuestras emociones.

La demanda de rodio probablemente aumentará a lo largo de la próxima década. Pero al tratarse de un metal tan escaso, hay muchas variables a tener en cuenta. Te animo a que seas agresivo en tus inversiones, pero nunca te olvides de la diversificación.

Si te ha gustado este artículo, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Qué es Finanzas Claras

Y si estás interesado en más información sobre la inversión en metales preciosos, echa un vistazo a la siguiente sección:
Oro

Aprender más sobre el mundo de las commodities

Si quieres aprender más sobre el mundo de las commodities y cómo invertir en ellas, te recomiendo el libro Boom de las Materias Primas, del mítico inversor norteamericano, afincado en Singapur, Jim Rogers.

Publicado en Commodities Invertir

3 comentarios

  1. Me a interezado mucho y me ha instruido bastante , espero seguir haciendolo para llegsr ale mejor y mas acertada invercion

    • Hola Pedro,
      Me alegro de que te haya resultado útil.
      Un saludo,
      Nacho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.