Saltar al contenido →

Impuestos en Tailandia [2022] – Análisis completo

Tailandia es una de las destinaciones más populares en Asia. Para aquellos que se estén planteando vivir en Tailandia, a continuación, analizamos los impuestos más importantes en el país.

Contenido

Introducción

Con sus 70 millones de habitantes, una economía en pleno crecimiento, y un clima envidiable, Tailandia aparece a menudo como una de las destinaciones más deseables del mundo. Tanto para viajeros como para expats.

Otra de sus fortalezas es su menor nivel de precios respecto a los países occidentales. De hecho, según DatosMundial.com, el coste de la vida en Tailandia es aproximadamente la mitad del que se puede encontrar en España. Por lo que el valor de nuestros euros o dólares es mucho mayor.

En cuanto a su divisa, Tailandia cuenta con el baht tailandés (THB). A diferencia de la mayoría de países emergentes, la divisa tailandesa es una de las más fuertes del mundo. De hecho, se ha revalorizado respecto a casi todas las divisas de países desarrollados a lo largo de las últimas dos décadas, incluyendo el euro, el dólar norteamericano y el yen japonés.

Una divisa fuerte y estable es un punto muy positivo para los habitantes del país. A lo largo de este artículo, veremos los importes originales en baht, así como su equivalente en euros, a un tipo de cambio de 1 € = 40 THB.

Impuestos sobre las rentas del trabajo

Empecemos nuestro análisis sobre los impuestos en Tailandia fijándonos en cómo se gravan las rentas del trabajo.

Seguridad Social

Como en la mayoría de países, tanto los trabajadores como las empresas en Tailandia deben hacer contribuciones al sistema de la seguridad social. Sin embargo, éstas son significativamente menores de las que podemos encontrar en Occidente.

La seguridad social tailandesa cubre prestaciones y servicios como el seguro médico público, la pensión de jubilación, las bajas por maternidad y el desempleo.

El trabajador y la empresa deben contribuir el 5% del salario bruto a la seguridad social. Sin embargo, hay un mínimo y un máximo.

La base mínima de cotización es de 19.800 baht anuales (495€), y la máxima de 180.000 baht (4.500€). Por lo tanto, las contribuciones mínima y máxima serán de 990 baht (25€) y 9.000 baht (225€).

Como te puedes imaginar, con unas cotizaciones tan bajas, es bastante probable que quieras complementar tu futura jubilación con un plan de pensiones privado.

Impuesto sobre la renta (IRPF)

Además de hacer frente a las modestas contribuciones a la seguridad social, los trabajadores en Tailandia también deben pagar por el impuesto sobre la renta. Éste es equivalente al IRPF español.

El impuesto sobre la renta en Tailandia es progresivo y tiene un total de 8 tramos distintos:

  • De 0 a 150.000 baht (0 a 3.750€): 0%
  • De 150.000 a 300.000 baht (3.750 a 7.500€): 5%
  • De 300.000 a 500.000 baht (7.500 a 12.500€): 10%
  • De 500.000 a 750.000 baht (12.500 a 18.750€): 15%
  • De 750.000 a 1.000.000 baht (18.750 a 25.000€): 20%
  • De 1.000.000 a 2.000.000 baht (25.000 a 50.000€): 25%
  • De 2.000.000 a 5.000.000 baht (50.000 a 125.000€): 30%
  • Más de 5.000.000 baht (más de 125.000€): 35%

Como ves, los impuestos en Tailandia son muy moderados. A fin de cuentas, el coste de la vida en el país es la mitad del que hay en España, por lo que los salarios tienen el doble de valor.

Las rentas bajas en Tailandia no pagan prácticamente nada en impuestos. Las rentas medias deben hacer frente a tipos medios del 15-20%. Y las rentas más elevadas pagan un tercio de sus ingresos al fisco.

Impuestos sobre las rentas del capital

Veamos, a continuación, qué impuestos gravan las rentas del capital en Tailandia.

Intereses

Tailandia no se ha sumado a las políticas monetarias de tipos de interés al 0% y negativos. Por este motivo, aún es posible tener ingresos en forma de intereses. Independientemente de que estos vengan de cuentas bancarias o bonos, los intereses se gravan a un tipo impositivo del 15%.

Dividendos

Respecto a los dividendos recibidos de nuestras inversiones bursátiles o en empresas directamente, el impuesto aplicable será de tan sólo el 10%.

Rentas inmobiliarias

Las rentas provenientes de alquilar inmuebles de nuestra propiedad están sujetas a los mismos tipos impositivos que las rentas del trabajo, que van del 0 al 35%.

No obstante, no se deberán pagar impuestos por las rentas brutas conseguidas, sino que podremos deducir un 30% de las mismas en concepto de gastos asociados a la posesión del inmueble.

Plusvalías

Por último, las plusvalías que consigamos gracias a nuestras inversiones también deberán tributar. En este caso, las ganancias netas se gravarán a los mismos tipos impositivos que las rentas del trabajo, siempre que éstas no superen el tipo del 20%. Si lo fueran a hacer, el tipo efectivo quedaría limitado al 20%.

Impuesto de sociedades

El impuesto de sociedades en Tailandia es del 20% y grava los beneficios de las empresas grandes y medianas que operan en el país.

Respecto a las empresas más pequeñas, podrán acogerse a un tipo de sociedades del 15% si sus beneficios anuales no superan los 3 millones de baht (75.000€). Por su parte, una empresa con beneficios de hasta 300.000 baht (7.500€) no debe tributar nada.

La excepción a estos tipos impositivos son las empresas que se dedican a la exploración y extracción de petróleo. En este caso, los beneficios obtenidos se gravan al 50%.

IVA

El consumo de bienes y servicios en Tailandia también está sujeto al pago de impuestos. Pero en este caso existe una estructura mucho más sencilla que la que podemos encontrar en la mayoría de países.

El tipo impositivo del IVA en Tailandia es del 7% y se aplica a todos los bienes y servicios.

Impuestos inmobiliarios

Antes de adentrarnos en los impuestos inmobiliarios en Tailandia, es importante recordar que existen ciertas limitaciones en cuanto al tipo de inmuebles que los extranjeros residentes en el país pueden adquirir. Por lo que vale la pena informarse bien sobre el tema.

La compra de un inmueble en Tailandia va acompañada del pago del impuesto de transmisiones patrimoniales, que será del 2% del valor de la transacción.

Una vez hayamos concluido la compra, la posesión de un inmueble no acarrea el pago de ningún tipo de impuesto. Es decir, si somos los propietarios de un piso o una casa, no tendremos que pagar ninguna tasa similar al IBI.

No obstante, si decidiéramos poner nuestro inmueble en el mercado de alquiler, sí que deberíamos pagar un impuesto al gobierno municipal. El mismo será equivalente al 12,5% de la renta anual bruta que perciba el inmueble.

Impuesto de sucesiones y donaciones

El impuesto de sucesiones y donaciones es uno en Tailandia. Es decir, tanto las donaciones como las herencias reciben el mismo tratamiento fiscal, que es bastante atractivo.

El tipo aplicable para las donaciones y herencias entre familiares de primer grado, o sea, padres e hijos, es del 5%. Para el resto relaciones, incluyendo entre personas sin vínculos familiares, el tipo aplicable sube al 10%.

Situación de las finanzas públicas de Tailandia

La última sección que veremos nos hará posible analizar cuál es la situación de las finanzas públicas de Tailandia. Eso nos permitirá averiguar si los impuestos actuales son sostenibles o no.

Para ello echaremos un vistazo al nivel de deuda pública en el país. Una carga de deuda estable es señal de que el país se encuentra en el buen camino.

El gráfico a continuación nos muestra el nivel de deuda pública respecto al producto interior bruto del país:

Como podemos apreciar, la deuda pública lleva casi tres décadas anclada alrededor del 50% del PIB. Ni a finales de los 90, cuando hubo una crisis económica muy fuerte en el sudeste asiático, se desmoronó la situación.

Eso nos permite afirmar que Tailandia valora de forma muy positiva la disciplina fiscal y unas cuentas balanceadas. Gracias a ello, y como ya hemos comentado en la introducción, la divisa tailandesa es una de las más estables del mundo. Y la inflación está bajo control.

Como dato anecdótico para darnos cuenta de la fortaleza y credibilidad de las finanzas públicas tailandesas, el país es capaz de endeudarse en euros en los mercados internaciones a un tipo de interés inferior al que debe pagar Italia. Y eso que el Banco Central Europeo no se dedica a comprar deuda de países que no son miembros de la unión monetaria.

Conclusión

Tailandia es un país que tiene mucho que ofrecer a sus habitantes. A todas las cosas positivas que pueden disfrutar los turistas, se une un panorama económico muy favorable. Por lo que es una destinación a tener en cuenta para expats y nómadas digitales.

El país lleva décadas de considerable crecimiento económico, los impuestos son muy moderados, la inflación está bajo control, la divisa es estable y la deuda del país manejable. Por si esto fuera poco, el coste de la vida sigue estando muy por debajo del de los países desarrollados.

Así que todo nos hace pensar que su futuro es muy prometedor.

Si te ha gustado este análisis sobre los impuestos en Tailandia, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Finanzas Claras

Y si quieres leer sobre los impuestos en otro país emergente del continente asiático, puedes echar un vistazo a este artículo:
Impuestos en la India – Análisis completo

Publicado en Impuestos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.