Saltar al contenido →

Impuestos en Reino Unido [2023] – Análisis Completo

Última actualización 2 de enero de 2023

Hacemos un análisis en detalle de los impuestos en Reino Unido. Veremos los impuestos que pagan trabajadores, empresas, consumidores e inversores. Esto nos permitirá entender cómo funciona la fiscalidad en UK.

Contenido

Coste de la vida

Reino Unido tiene fama de ser un país caro, especialmente Londres. No obstante, la situación es parecida a lo que ocurre en España: el coste de la vida es muy heterogéneo y depende principalmente de donde vivamos.

El coste de la vivienda en algunas zonas, sobre todo en ciudades como Londres o Edimburgo es muy elevado. Pero también existen zonas donde los precios inmobiliarios son extremadamente bajos.

Al mismo tiempo, hay muchas cosas que son más baratas en Reino Unido. Entre ellas destaco el coste de algunos suministros del hogar y la comida. Eso es resultado de un menor IVA sobre estos productos y servicios, y la no existencia de un oligopolio fijando precios.

Según DatosMundial.com, el coste medio de la vida en Reino Unido es un 30% superior al de España. Por su parte, el salario bruto medio es un 53% más elevado.

Para hacer algunas comparaciones sobre importes, usaremos un tipo de cambio de 1,10 euros por cada libra esterlina (£1 = 1,10€).

Los tipos impositivos que veremos son los válidos para el año fiscal 2023-2024, que empieza en abril de 2023.

Impuestos sobre las rentas del trabajo

Empezamos nuestro análisis de los impuestos en Reino Unido viendo ccómo se gravan las rentas del trabajo. Las mismas están sujetas a pagos a la seguridad social británica y al income tax (el IRPF británico).

Seguridad Social (Social Security)

En el Reino Unido, la mayoría de los trabajadores y empresas debe hacer pagos a la seguridad social del país. Los mismos dependen del salario bruto del trabajador.

Las empresas deben pagar el equivalente al 13,8% del salario bruto por encima de las £9,100 (10.010€) en concepto de seguridad social. No hay ningún límite para estas contribuciones.

Respecto a los trabajadores, existen tres tramos para la seguridad social de Reino Unido, en función de su nivel salarial:

  • 0 a £12,570 (0 a 13.827€): 0%
  • £12,570 a £50,270 (13.827 a 55.295€): 12%
  • Mas de £50,270 (55.295€): 2%

Así pues, si bien los pagos por parte de los trabajadores no están limitados, sí que reducen a partir de cierto nivel. Eso es porque el impuesto de la renta (income tax) empieza a ser más elevado a partir de esos niveles salariales.

Income Tax (IRPF)

El Income Tax británico grava las rentas del trabajo, por encima de lo que ya se ha pagado en concepto de pagos a la seguridad social. El mismo tiene una estructura progresiva, donde quienes más ganan, pagan también un porcentaje superior:

  • 0 a £12,570 (0 a 13.827€): 0%*
  • £12,571 a £50,270 ((13.827 a 55.295€): 20%
  • £50,271 a £125,140 (55.296 a 137.654€): 40%
  • Más de £125,140 (137.654€): 45%

Cabe remarcar que el tramo inicial del 0%, que se corresponde con la deducción personal (tax free Personal Allowance) que permite ganar £12,570 cada año libres de impuestos, empieza a desaparecer cuando el salario bruto superas las £100,000 (110.000€).

Por cada dos libras por encima de las £100,000 anuales, la deducción personal se reduce en una libra. El importe perdido de la deducción personal pasa entonces a tributar al 20%.

Cuando el salario llega a las £125,140 libras, £25,140 por encima de las £100,000, la deducción personal es cero y hay que pagar un tipo del 20% por las primeras £50,270.

Por encima de las £125,140 anuales, el tipo más alto del 45% es aplicable.

Cabe remarcar que los importes usados para los tramos de la seguridad social, del income tax, así como para la deducción personal, están todos alineados.

Otra cosa más que merece ser mencionada es que Reino Unido permite contribuir £40,000 (44.000€) anuales a fondos de pensiones privados con el objetivo de reducir la base imponible para el cálculo de los impuestos.

Comparativa entre coste total para la empresa y salario neto

De tal forma que podamos entender cuál es el nivel de fiscalidad total sobre las rentas del trabajo, lo útil es comparar lo que pagan las empresas por emplear a gente, y lo que reciben esas personas en de salario neto.

El coste total para las empresas se corresponde con el salario bruto y la seguridad social a cargo de la empresa. La cuestión entonces es ver qué porcentaje recibe el empleado sobre ese importe.

Haremos tal análisis con varios niveles salariales para identificar el nivel de progresividad real en cómo se gravan las rentas del trabajo en Reino Unido:

Tablas muy informativas en esta web

Como podemos observar, sí que estamos delante de un sistema progresivo. Las rentas medias se gravan más fuertemente que las bajas. Y las altas que las media.

Impuestos sobre las rentas del capital y del ahorro

Este tipo de impuestos forman parte de la renta, pero merecen su propio espacio, ya que tienen tipos impositivos distintos.

Dividendos

Los impuestos que se pagan en Reino Unido por los dividendos recibidos dependen de la cuantía de esos dividendos y de cuál sea nuestra base imponible por concepto de rentas del trabajo.

Así pues, las primeras £1,000 (1.100€) están exentas de impuestos. Todo lo que supere esa cifra deberá tributar. Eso dependerá de cuál sea nuestro tipo marginal en el income tax:

  • 8,75% si nuestro tipo marginal en el income tax es del 20%
  • 33,75% si nuestro tipo marginal en el income tax es del 40%
  • 39,75% si nuestro tipo marginal en el income tax es del 45%

Intereses

Lo que recibamos en intereses bancarios también puede estar sujeto al pago de impuestos. Esto dependerá de cuántos intereses hayamos recibido y de nuestras otras rentas.

Si nuestras otras rentas son inferiores a £17,570 (19.327€) anuales, podremos recibir hasta £5,000 (5.500€) sin tener que pagar impuestos.

No obstante, si nuestras otras rentas son superiores a esa cifra, la cantidad libre de impuestos será menor.

Si nuestro tipo marginal es del 20%, podemos recibir £1,000 (1.100€) libres de impuestos. Si el tipo marginal es del 40%, el importe libre de impuestos se reduce hasta las £500 (550€). Y si ya debemos pagar el 45%, no disponemos de ningún importe de intereses libre de impuestos.

En caso de que hayamos cobrado intereses por encima de esos importes libres de impuestos, la diferencia se añadirá a nuestras rentas del trabajo y deberemos pagar en función de nuestro tipo marginal. Así pues, podemos llegar a pagar un 45% por los intereses recibidos.

Plusvalías

Las ganancias del capital, también llamadas plusvalías, también pueden estar sujetas al pago de impuestos en Reino Unido.

Para el año fiscal 2023/24, todos los individuos pueden conseguir £6,150 (6.765€) anuales libres de impuestos. Por encima de esa cifra, se deberá tributar.

Los tipos serán más bajos si nuestras rentas son menores. Si nuestro tipo marginal por otras rentas es del 20%, debemos sumar nuestras plusvalías por encima de £6,150 a nuestras otras rentas. Si la suma es inferior a £50,270 (55.297€), nos beneficiaremos de tipos inferiores para esas plusvalías.

Los tipos reducidos son del 10% para todos los activos que no sean inmobiliarios, y del 18% para activos inmobiliarios. La excepción es nuestra residencia principal, para la que casi nunca deberemos pagar impuestos.

Para todos aquellos que no puedan beneficiarse de los tipos reducidos, las plusvalías por encima del importe exento se gravarán al 20% para la mayoría de activos, y al 28% para activos inmobiliarios, con la excepción de nuestra residencia principal.

Rentas del capital libres de impuestos (cuentas ISA)

Antes de concluir este apartado, vale la pena mencionar que el Reino Unido cuenta con unas cuentas especiales de ahorro e inversión que están completamente exentas de impuestos. Se llaman Individual Savings Account, y son conocidas por las siglas ISA.

Las ISA pueden ser cuentas de ahorros, donde recibimos intereses, o de inversión, desde donde podemos invertir en acciones, bonos, ETFs, etc.

Podemos añadir £20,000 (22.000€) anuales a nuestras cuentas ISA. Y todo los que consigamos estará siempre exento de impuestos: intereses, dividendos y plusvalías.

Más información sobre cómo funcionan en este enlace:
Ahorrar e invertir en Reino Unido – Qué es una ISA

Impuestos sobre la compra de una vivienda

La compra de una vivienda tiene muchos gastos asociados. Aquí nos vamos a centrar en los impuestos.

En el Reino Unido se paga un impuesto llamado Stamp Duty, y su importe depende del precio de compra de la vivienda, de si es nuestra primera compra y de si ya somos propietarios de otra vivienda.

Para aquellos que compren una vivienda por primera vez y el precio de la misma no sea superior a £625,000 (687.500€), el Stamp Duty está bonificado.

Las primeras £425,000 (467.500€) de la transacción están totalmente exentas de impuestos. Por lo que, si compramos una vivienda por ese importe o un importe inferior, no deberemos pagar ningún tipo de impuesto.

Si el importe de compra se sitúa entre £425,000 y £625,000, deberemos pagar un 5% por el importe que supere las £425,000.

Si compramos una vivienda, pero no es nuestra primera compra inmobiliaria y no poseemos ninguna otra vivienda después de esa compra, los tipos del Stamp Duty serán más altos. Obviamente, si compramos una nueva vivienda habitual con la intención de vender la vivienda habitual previa, estos también serían los tipos aplicables.

En tal caso, hay tramos impositivos en función del importe de la transacción:

  • 0 a £250,000 (0 a 275.000€): 0%
  • £251,000 a £925,000 (275.001 a 1.017.500€): 5%
  • £925,000 a £1,500,000 (1.015.501 a 1.650.000€): 10%
  • Más de £1,500,000 (1.650.000€): 12%

Por último, si compramos una vivienda con la intención de acabar poseyendo dos o más viviendas después de la transacción, independientemente de que sean para uso propio o para alquilar a inquilinos, los tipos del Stamp Duty se verán incrementados en un 3% en todos los tramos:

  • 0 a £250,000 (0 a 275.000€): 3%
  • £251,000 a £925,000 (275.001 a 1.017.500€): 8%
  • £925,000 a £1,500,000 (1.015.501 a 1.650.000€): 13%
  • Más de £1,500,000 (1.650.000€): 15%

Por este motivo, aquellos con varias propiedades que deseen comprar una vivienda lujosa en Reino Unido deberán hacer frente a un importe muy significativo.

IVA

El último impuesto que analizaremos es el IVA, conocido como VAT (Value Added Tax) en Reino Unido.

El IVA se paga siempre que compramos algo, independientemente de que sea un producto o un servicio. Veamos los tipos aplicables para distintas compras:

Algo que destacar es que la mayoría de los productos de alimentación, los suministros básicos (agua, luz y gas) y las viviendas nuevas (que tributan por Stamp Duty igual que las de segunda mano) tienen tipos impositivos bajos o directamente están exentos de IVA.

Impuesto de Sociedades (Corporation Tax)

El impuesto de sociedades, conocido como Corporation Tax en Reino Unido, grava los beneficios de las empresas. En ese sentido, es de especial relevancia para los inversores y emprendedores.

El tipo de sociedades en Reino Unido (Corporation Tax) es del 25% para la mayoría de las empresas cuya sede fiscal se encuentra en el país. Tal tipo es valido desde abril de 2023. Anteriormente, se situaba en tan solo el 19%.

Desde abril de 2023, solamente las empresas pequeñas y medianas, o aquellas cuyos beneficios anuales no superen las £50,000 (55.000€), se benefician de un tipo de sociedades del 19%.

El aumento tributario se llevó a cabo con el único objetivo de aumentar la recaudación fiscal. Esto puede ser problemático para Reino Unido, puesto que es difícil competir contra Irlanda en este aspecto, donde el tipo de sociedades es del 12,5% y también se usa el inglés como lengua nativa.

Conclusión

Cabe remarcar que el Reino Unido no es, ni mucho menos, el país ideal en materia de impuestos y fiscalidad en general.

Si bien es cierto que los impuestos sobre la renta a las clases bajas son muy moderados, la compra de una primera vivienda suele estar exenta de impuestos, y el IVA de la comida y los servicios esenciales es del 0%, las clases medias y altas, así como las empresas, deben hacer frente a tipos prácticamente tan altos como los que se encuentran en la mayoría de los países europeos.

Además, las reformas fiscales que tuvieron lugar a finales de 2022 se traducen en tipos impositivos más elevados para 2023 y 2024.

Si te ha gustado esta información, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Finanzas Claras

Publicado en Impuestos Impuestos

Los comentarios están cerrados.