Saltar al contenido →

Impuestos en la India [2022] – Análisis completo

La India es una de las principales potencias económicas del mundo. Y está destinada a ser la más grande en la segunda mitad del siglo 21. En este artículo analizamos los impuestos más importantes de la India.

Contenido

Introducción

Con unos 1.300 millones de habitantes, y un crecimiento bastante espectacular, todos los pronósticos sitúan a la India como la principal potencia económica a finales del siglo 21. Y si bien el nivel de desarrollo actual es aún bajo, su influencia en la escena internacional es considerable y no hará más que aumentar.

A raíz de ello, cada vez son más los profesionales de otros países que son destinados a la India. El objetivo es claro: expandir las actividades empresariales en uno de los mercados más numerosos e importantes.

Y, aparte del estilo de vida en el país, la otra gran consideración a la hora de vivir en la India son sus impuestos. Tema que analizaremos a continuación.

A nivel de precios, el coste de la vida en el país asiático es bajo. De hecho, si lo comparamos con España, según Datos Mundial, veremos que los precios son un 64% inferiores. Es decir, el coste de la vida en España es el triple que en la India. No obstante, su salario medio es significativamente inferior.

La India tiene también su propia divisa, la rupia india (INR). A lo largo de este articulo veremos los importes originales en rupias, así como su equivalente en euros. Para ello usaremos un tipo de cambio fijo de 1 € = 85 INR.

Impuestos sobre las rentas del trabajo

Empecemos nuestro análisis sobre los impuestos en India fijándonos en cómo se gravan las rentas del trabajo.

Seguridad Social

La India tiene un sistema de seguridad social. Sin embargo, cabe remarcar que no todos los trabajadores en el país forman parte del mismo.

Esto se debe a que la economía de la India es informal en muchos sectores, debido a su menor nivel de desarrollo. Por lo que, en la práctica, tan sólo los empleados de empresas grandes y medianas, así como los trabajadores públicos, contribuyen a la seguridad social.

Esto también significa que los beneficios ofrecidos por el mismo están limitados a una pequeña parte de la población activa y sus familias.

Los conceptos por los cuales se contribuye a la seguridad social de la India son los siguientes:

Las aportaciones más significativas se hacen para el sistema de pensiones. Éstas están reguladas por tres tipos de fondos existentes: EPF, EPS y EDLI. En total, los trabajadores contribuyen entre un 10-12% de su salario bruto, las empresas entre un 10,5-12,5% y el gobierno un 1,16%.

Tales aportaciones dan derecho a las pensiones de jubilación, de accidentes, de viudedad y de orfandad.

Por lo que respecta al seguro médico, aquellos trabajadores con salarios de hasta 21.000 rupias mensuales (247€) están cubiertos y deben hacer contribuciones. En este caso, el trabajador contribuye el 1,75% de su salario, mientras que la empresa paga el 4,75%.

Cabe remarcar que, según el tipo de empresa, su tamaño y la región, la seguridad social de la India puede tener cargos adicionales.

Así pues, para la mayoría de trabajadores que forman parte del sistema de la seguridad social, los pagos van del 11,75-13,75%, mientras que para las empresas van del 15,25-17,25%.

Impuesto sobre la renta (IRPF)

Los trabajadores en la India también deben pagar impuestos sobre la renta, que vienen a ser el equivalente al IRPF que existe en España y multitud de países del mundo.

El impuesto de la renta en la India es progresivo y tiene un total de 7 tramos distintos:

  • De 0 a 250.000 INR (0 a 2.941€): 0%
  • De 250.000 a 750.000 INR (2.941 a 5.882€): 5%
  • De 500.000 a 750.000 INR (5.882 a 8.824€): 10%
  • De 750.000 a 1.000.000 INR (8.824 a 11.765€): 15%
  • De 1.000.000 a 1.250.000 (11.765 a 14.706€): 20%
  • De 1.250.000 a 1.500.000 (14.706 a 17.647€): 25%
  • Más de 1.500.000 (Más de 17.647€): 30%

Así pues, los impuestos son relativamente bajos para la mayoría de los trabajadores del país, que suelen tener ingresos bajos o muy bajos. Aquellos con ingresos decentes deben pagar aproximadamente un tercio de sus ingresos al fisco.

Impuestos sobre las rentas del capital

Veamos, a continuación, qué impuestos gravan las rentas del capital en la India.

Intereses

Los intereses provenientes de depósitos bancarios o instrumentos de renta fijan están sujetos a impuestos, aunque hay una cantidad exenta. Así pues, las primeras 50.000 rupias (588€) no tributan en la mayoría de casos. Mientras que lo que supere ese importe deberá pagar entre un 10 y un 20% en impuestos, en función del tipo de producto del que provengan.

Dividendos

Los dividendos recibidos de inversiones bursátiles o empresariales directas, independiente de si provienen de entidades indias o extranjeras, tributan a los tipos progresivos del impuesto de la renta. O sea, que pueden ir del 0 al 30% para aquellos con ingresos más elevados.

Rentas inmobiliarias

Los ingresos provenientes de los alquileres también deberán tributar. No obstante, el tratamiento fiscal que reciben es bastante favorable.

Según la normativa existente, primero hace falta calcular la base imponible. De los ingresos recibidos podremos restar todos los gastos asociados a la posesión del inmueble (impuestos municipales, reparaciones, intereses de hipotecas), así como el 30% de esos ingresos como deducción estándar. Sobre esa base imponible, los impuestos se calcularán usando los tipos impositivos progresivos, vistos anteriormente, que pueden ir del 0 al 30%.

Plusvalías

Respecto a las plusvalías que consigamos con nuestras inversiones, los impuestos dependerán de la naturaleza de las mismas.

Las inversiones financieras, por ejemplo, en acciones, tributar al 10% si las hemos mantenido durante por lo menos 3 años o si, por la naturaleza del instrumento, como en el caso de algunos bonos, eso no nos ha sido posible. De lo contrario, el tipo impositivo aumenta al 15%

Las ganancias provenientes de otras inversiones, como las inmobiliarias, los metales preciosos o las criptomonedas, muy populares en la India, tributarán al 20%.

Impuesto de sociedades

Mientras que las figuras tributarias que hemos visto hasta ahora son bastante favorables, el impuesto de sociedades en la India es bastante oneroso.

Al mismo tiempo, el impuesto de sociedades discrimina en función de si la empresa es doméstica o extranjera, del tamaño de sus beneficios, así como de si ha logrado que sus ingresos crezcan de forma considerable.

Para las empresas indias más pequeñas, con beneficios de hasta 10 millones de rupias (117.647€) el tipo de sociedades en la India es del 26%. Los beneficios de hasta 100 millones (1.176.470€) se gravan al 27,82%. Y por encima de esa cifra al 29,12%.

Si la empresa es india y ha logrado aumentar su volumen de negocio de forma considerable, los tipos impositivos aumentan al 31,20, 33,98 y 34,94%, para beneficios de hasta 10 millones, 100 millones y por encima de 100 millones, respectivamente. Para calificar en esta categoría, los ingresos tienen que haber crecido en 4.000 millones de rupias (47 millones de euros) respecto al año anterior. Por lo que aquí podemos encontrar a la mayoría de grandes empresas nacionales.

Por último, las empresas extranjeras que operan en el país deben tributar por los ingresos conseguidos dentro del mismo. Los tipos aplicables también dependen de si los mismos superan los 10 o 100 millones de rupias. Y los tres tramos existentes son del 41,60, 42,43 y 43,68%.

Como ves, pocos países cuentan con un impuesto de sociedades superior al de la India.

IVA

El consumo de bienes y servicios en India está sujeto al pago de impuestos. En particular, el nombre que recibe el IVA en el país es el de GST (Goods and Services Tax). Y cuenta con 5 tramos distintos.

El primer tramo del IVA en la India es del 28%, y es aplicable a artículos como coches, aires acondicionados y hoteles de cierta categoría. En otras palabras, productos poco esenciales.

A continuación, existe el tramo del 18%, el cual se usa para teléfonos, televisores, servicios financieros, cines y teatros, así como restaurantes con licencia para vender bebidas alcohólicas.

El tercer tramo, del 12%, es aplicable al sector de la construcción, los teléfonos móviles y algunos productos alimenticios.

El siguiente tramo es del 5% y se usa para los servicios de transporte privado, el café, el té, el azúcar y los productos médicos.

Por último, existe un tramo exento para la comida más básica, los libros, la prensa y los servicios postales.

Impuestos inmobiliarios

La compra de un inmueble en la India también suele ir acompañada del pago de impuestos. Se trata del Stamp Duty y los gastos de registro de la compra.

El Stamp Duty viene fijado por la región del país en el que se encuentra el inmueble, y la horquilla existente es bastante amplia. Los tipos aplicables van del 3 al 9,5% del valor de la transacción. Y cabe decir que algunas regiones cargan tipos inferiores si el comprador es una mujer.

Los gastos de registro, a pesar de que también varían en función de la región, suelen ser mucho más uniformes, y se sitúan en alrededor del 1% del valor de la transacción.

Impuesto de sucesiones y donaciones

El impuesto de sucesiones no existe en la India. Es decir, que las herencias no son gravadas, independientemente de la relación entre el causante y el heredero.

Respecto a las donaciones, éstas sí que pueden ser gravadas. Mientras que las donaciones entre familiares suelen estar totalmente exentas de impuestos, las donaciones recibidas por parte de no familiares que superen las 50.000 rupias (588€) pueden tributar.

Sin embargo, si tales donaciones se dan en ciertas circunstancias, como por motivo de una boda, también pueden estar exentas de impuestos.

Situación de las finanzas públicas de la India

Antes de concluir el artículo, vale la pena echar un vistazo al estado de las finanzas públicas del país. Para ello nos fijaremos en el nivel de deuda pública respecto al producto interior bruto, que nos indica el tamaño de la economía.

Lo ideal es una situación con deuda baja y estable, puesto que es indicativa de que las finanzas están equilibradas y las subidas de impuestos no son necesarias.

En el gráfico a continuación podemos ver el nivel de deuda pública en la India desde finales de los años 90:

Como podemos apreciar, la India tiene un nivel de deuda relativamente elevado. Sí que es cierto que es inferior al que podemos encontrar en la mayoría de países desarrollados. Sin embargo, los países emergentes suelen tener menos capacidad para soportar niveles de endeudamiento altos, al contar con divisas más débiles.

En el lado positivo podemos afirmar que la deuda se ha mantenido más o menos constante durante más de dos décadas. Por lo que el gobierno indio ha demostrado ser capaz de mantenerla bajo control. Aunque lo ideal sería ver ese porcentaje bajar en el futuro, a medida que la economía del país crece.

Conclusión

La India es uno de esos países extremadamente singulares. Si bien es cierto que la influencia anglosajona es significativa, el país cuenta con muchas particularidades. Por lo que la decisión de ir a vivir allí es algo muy personal.

A nivel de impuestos, podemos decir que el tratamiento fiscal que reciben las personas es bastante positivo, incluso para aquellas con ingresos o patrimonios elevados.

El punto negativo del sistema fiscal es lo que deben pagar las empresas, especialmente las extranjeras. Una bajada del impuesto de sociedades podría fomentar la inversión en el país y atraer muchas multinacionales, que ayudarían a acelerar el proceso de desarrollo económico.

Si te ha gustado este análisis de los impuestos en India, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Finanzas Claras

Y si quieres leer sobre los impuestos en el país más poblado del mundo, te recomiendo ese enlace:
Impuestos en China – Análisis detallado

Publicado en Impuestos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.