Saltar al contenido →

Impuestos en Corea del Sur [2022] – Análisis completo

Corea del Sur es una de las grandes potencias económicas del continente asiático. Sede de multitud de grandes empresas, también cuenta con una de las grandes urbes del mundo. A continuación, analizamos los impuestos más importantes de Corea del Sur.

Contenido

Introducción

Asia es un continente muy grande y diverso, el más poblado del planeta. En el plano económico, podemos encontrar a países avanzados, países medios y países emergentes. Y de los países más avanzados siempre se destacan los dos grandes: Japón y Corea del Sur.

Corea del Sur cuenta con más de 50 millones de habitantes, un PIB per cápita muy similar al de los países occidentales y es sede de grandes multinacionales. Entre éstas podemos encontrar a Samsung, Hyundai, LG o Kia.

A raíz de ello, atrae bastante interés por parte de inversores y expats. Y uno de los factores a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión al respecto es conocer cuáles son los impuestos más importantes en Corea del Sur.

A nivel de precios, según DatosMundial.com, el coste de la vida en Corea es similar al que podemos encontrar en España. De hecho, tan sólo se sitúa un 4% por encima.

En cuanto a su divisa, Corea del Sur cuenta con el won (KRW), que es una de las monedas más estables del continente. A lo largo de este articulo veremos los importes originales en won, y su equivalencia en euros, a un tipo de cambio fijo de 1 € = 1300 KRW.

Impuestos sobre las rentas del trabajo

La primera carga fiscal que deben soportar los trabajadores y empleadores en Corea son las contribuciones a la seguridad social. Veámoslas:

Seguridad Social

Como cabía esperar de un país desarrollado, la seguridad social en Corea del Sur cubre una serie de seguros y servicios que deben ser pagados por parte de los trabajadores y sus empresas. Hay 4 conceptos por los cuales deben hacerse pagos:

En primer lugar, tanto el trabajador como la empresa deben hacer contribuciones al sistema de pensiones del país. Ambas partes deben pagar el equivalente al 4,5% del salario bruto del trabajador por este concepto. La base máxima de salario que se utiliza para calcular estos pagos es de 5,24 millones de won mensuales, es decir, 62,88 millones de won anuales (48.370€).

En segundo lugar, por el seguro médico ambas partes deben pagar el equivalente al 3,825% del salario bruto. Este importe se calcula sobre una base máxima de 7,05 millones de won mensuales, es decir, 84,57 millones de won anuales (65.057€).

El tercer concepto es el seguro de desempleo. Para el mismo el trabajador debe pagar el 0,8% del salario bruto, mientras que la empresa debe pagar entre el 1,05-1,65% en función de la actividad económica que se esté llevando a cabo. Estos pagos no están sujetos a una base máxima, sino que se calculan sobre la totalidad del salario bruto.

Por último, la empresa también debe pagar por seguro de accidentes laborales el equivalente a un porcentaje que va del 0,7-18,6% del salario, en función de la actividad llevada a cabo. Para la mayoría de trabajadores, el porcentaje se sitúa muy cerca de la franja baja. Para este pago tampoco se toma una base máxima, sino la totalidad del salario del trabajador.

Si tomamos los 4 conceptos en agregado, veremos que los trabajadores deben contribuir el 9,125% de su salario a la seguridad social de Corea. Y este porcentaje está limitado en su mayoría a una base máxima relativamente moderada.

Por lo que respecta a las empresas, su parte será del 10,08% del salario bruto en la franja baja y para la mayoría de trabajadores. No obstante, tal porcentaje podría llegar a subir al 28,68% para ciertos tipos de actividades económicas consideradas de alto riesgo.

Impuesto sobre la renta (IRPF)

Al mismo tiempo, los trabajadores en Corea del Sur también deben pagar impuestos sobre la renta, el equivalente al IRPF español. Y por ese concepto se pagan impuestos tanto al gobierno central, como al local o provincial, por lo que existen dos escalas distintas.

Los impuestos sobre la renta se calculan según la base imponible, que es el salario bruto del trabajador menos las contribuciones que él mismo haya pagado a la seguridad social.

Los impuestos centrales siguen una estructura progresiva, en la que el porcentaje aplicable es más alto si los ingresos son más elevados. Existen 8 tramos en total:

  • De 0 a 12 millones de KRW (0 a 9.231€): 6%
  • De 12 a 46 millones de KRW (9.231 a 35.385€): 15%
  • De 46 a 88 millones de KRW (35.385 a 67.692€): 24%
  • De 88 a 150 millones de KRW (67.692 a 115.385€): 35%
  • De 150 a 300 millones de KRW (115.385 a 230.769€): 38%
  • De 300 a 500 millones de KRW (230.769 a 384.615€): 40%
  • De 500 a 1.000 millones de KRW (384.615 a 769.231€): 42%
  • Más de 1.000 millones de KRW (769.231€): 45%

En cuanto a los impuestos locales, que como ya hemos comentado se pagan al gobierno municipal o provincial, según donde vivamos, se paga exactamente el 10% de lo que nos toque pagar al gobierno central. Por lo que la estructura es exactamente la misma, con 8 tramos, pero con porcentajes que son una décima parte de los que se pagan al gobierno central:

  • De 0 a 12 millones de KRW (0 a 9.231€): 0,6%
  • De 12 a 46 millones de KRW (9.231 a 35.385€): 1,5%
  • De 46 a 88 millones de KRW (35.385 a 67.692€): 2,4%
  • De 88 a 150 millones de KRW (67.692 a 115.385€): 3,5%
  • De 150 a 300 millones de KRW (115.385 a 230.769€): 3,8%
  • De 300 a 500 millones de KRW (230.769 a 384.615€): 4,0%
  • De 500 a 1.000 millones de KRW (384.615 a 769.231€): 4,2%
  • Más de 1.000 millones de KRW (769.231€): 4,5%

Por lo que el tipo marginal más elevado es del 49,5%.

Fiscalidad total para las rentas del trabajo

Ahora que ya hemos visto cuánto paga la empresa por seguridad social, así como lo que paga el trabajador por seguridad social e impuestos sobre la renta, veamos la fiscalidad total que deben soportar las rentas del trabajo en Corea del Sur.

Para ello usaremos un trabajador soltero y sin hijos, que no se beneficie de ninguna deducción, y que trabaja para una empresa cuyos tramos por los seguros de desempleo y accidentes laborales se sitúan en la franja baja.

Veremos cuánto se pagaría al fisco en función de distintos niveles salariales, y cuánto le quedaría neto al trabajador. El porcentaje neto se calculará en función del coste total de la empresa, y no solamente en función del salario bruto:

Como podemos apreciar, las rentas bajas sufren una presión fiscal total moderada, de menos del 20%. Las rentas medias también reciben un tratamiento fiscal bastante positivo, con tipos efectivos inferiores al 30%.

Y por lo que respecta a las rentas más elevadas, sus tipos totales se sitúan por encima del 40%, un porcentaje elevado, pero algo menor que en la mayoría de países europeos o muchos estados de Estados Unidos.

Impuestos sobre las rentas del capital y del ahorro

En este apartado analizamos el tratamiento fiscal que reciben las rentas del capital en Corea del Sur.

Intereses

Los intereses que recibamos de un depósito bancario están exentos de impuestos. De lo contrario, si provienen por ejemplo de nuestras inversiones en bonos, estarán sujetos a un tipo impositivo del 15,4%.

Dividendos

Los dividendos que recibamos de nuestras inversiones bursátiles, independientemente de que provengan de empresas coreanas o extranjeras, se verán sujetas a un tipo impositivo del 15,4% también.

Plusvalías

Por lo que respecta a las plusvalías que podemos lograr mediante la compra-venta de activos financieros, las ganancias se verán sujetas a un tipo impositivo del 22%, superior al que tendremos que pagar por los ingresos recurrentes que las mismas nos generen.

Rentas inmobiliarias (alquileres)

Las rentas conseguidas mediante el arrendamiento de los inmuebles que poseemos también se verán sujetas a impuestos. En este caso, deberemos deducir todos los gastos asociados a la posesión de esos inmuebles de los alquileres recibidos para saber nuestra base imponible.

Esa base imponible se verá sujeta a los mismos tipos del impuesto sobre la renta que son válidos para los ingresos del trabajo, que van del 6,6 al 49,5%, incluyendo los tramos central y local.

Otro aspecto a destacar es que Corea del Sur no aplica ningún tipo de impuesto sobre el patrimonio.

Impuesto de Sociedades

Los beneficios empresariales en Corea del Sur están sujetos al impuesto de beneficios. Y, al igual que para los trabajadores, existen tanto tramos centrales como locales.

En cuanto a los tramos centrales, que representan la mayor parte del impuesto, son los siguientes:

  • 0 a 200 millones de KRW (0 a 154.000€): 10%
  • 200 a 20.000 millones de KRW (154.000 a 15,4 millones de €): 20%
  • 20.000 a 300.000 millones de KRW (15,4 a 231 millones de €): 22%
  • Más de 300.000 millones de KRW (231 millones de €): 25%

Por lo que respecta a los tramos municipales, son simplemente el 10% de lo que encontramos en los tramos centrales:

  • 0 a 200 millones de KRW (0 a 154.000€): 1%
  • 200 a 20.000 millones de KRW (154.000 a 15,4 millones de €): 2%
  • 20.000 a 300.000 millones de KRW (15,4 a 231 millones de €): 2,2%
  • Más de 300.000 millones de KRW (231 millones de €): 2,5%

De forma efectiva, esto significa que las empresas pequeñas tienen un tipo de sociedades del 11%, las medianas del 22%, las grandes del 24,2% y las grandes multinacionales del 27,5%.

IVA

El tipo general del IVA en Corea del Sur es del 10%. Se usa para gravar el consumo de la mayoría de bienes y servicios. Y, en este sentido, es inferior al que podemos encontrar en Europa.

Cabe decir que también existe un tipo exento, del 0%, que es usado para ciertos productos de alimentación, medicamentos, actividades educativas, transporte internacional, así como varios servicios financieros.

Impuestos a la compra de un inmueble

La compra de una vivienda también va acompañada del pago de impuestos. El importe depende de varios factores, incluyendo el valor del inmueble y el municipio en el que esté situado.

Como regla general, impuesto de adquisición para particulares es de entre el 1 y el 7% del precio de compra, un rango muy amplio. Para empresas interesadas en adquirir viviendas, el impuesto sube al 12%.

En algunas ocasiones, también es necesario pagar un impuesto de registro, que puede ir del 0,2 al 5% del importe de la transacción. Por lo que es importante saber si, en nuestro caso, el registro estaría incluido con el impuesto de adquisición o no. Para ello lo mejor sería contactar con especialistas en el país.

Impuesto de sucesiones y donaciones

Corea del Sur es uno de los países con impuestos más onerosos a las herencias y las donaciones. Y, además de eso, su ley no contempla ninguna exención para familiares directos. Por lo que el importe a pagar al fisco puede acabar siendo muy elevado en el caso de patrimonios considerables.

El impuesto tiene un total de 5 tramos, en función del valor que una persona haya recibido:

  • 0 a 100 millones de KRW (0 a 77.000€): 10%
  • 100 a 500 millones de KRW (77.000 a 385.000€): 20%
  • 500 a 1.000 millones de KRW (385.000 a 770.000€): 30%
  • 1.000 a 3.000 millones de KRW (770.000 a 2,31 millones de €): 40%
  • Más de 3.000 millones de KRW (2,31 millones de €): 50%

A raíz de eso, el heredero del imperio Samsung tuvo que pagar un impuesto astronómico cuando heredó parte de la empresa en 2021.

Situación de las finanzas públicas de Corea del Sur

Ahora que ya hemos visto todas las figuras fiscales relevantes en Corea del Sur, echemos un vistazo al estado de sus finanzas públicas para ver de qué forma se gestionan los recursos.

A fin de cuentas, una montaña de deuda grande y en tendencia alcista debería servirnos como advertencia de que los impuestos en el futuro van a tener que subir.

En el gráfico que tenemos a continuación vemos el nivel de endeudamiento público respecto al tamaño del producto interior bruto del país:

Afortunadamente, el nivel de deuda pública en Corea es bajo y está controlado. El mismo apenas supera el 40% del PIB, un porcentaje insignificante en comparación con la mayoría de países desarrollados.

Al mismo tiempo, la tendencia no debería ser preocupante, puesto que, si bien la deuda ha tendido a crecer a lo largo de las últimas décadas, debemos recordar que viene de niveles prácticamente inexistentes.

Conclusión

Corea del Sur es una economía próspera y avanzada. Y su sistema fiscal es bastante atractivo si lo comparamos con el de otros países desarrollados.

Los trabajadores, las empresas y la mayoría de inversores reciben mejor tratamiento que el que podemos encontrar en otros sitios. Y los impuestos al consumo también son moderados.

Por si esto fuera poco, el gobierno surcoreano ha sido capaz de gestionar las finanzas del país de forma bastante exitosa, manteniendo su sostenibilidad a largo plazo.

Si este análisis sobre los impuestos en Corea del Sur te ha resultado útil, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Finanzas Claras

Y si quieres leer sobre los impuestos en otras regiones del mundo, echa un vistazo al siguiente enlace:
Impuestos

Publicado en Impuestos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.