Saltar al contenido →

Ganadores y perdedores del teletrabajo

En este artículo quiero analizar quiénes serán los ganadores y perdedores del teletrabajo. A pesar de que su normalización pueda tardar, la tendencia es clara: se trabajará más desde casa en el futuro. Y eso tendrá importantes consecuencias.

Con la llegada del coronavirus en Europa, la mayoría de países anunciaron planes para restringir el movimiento de personas. Las empresas siguieron tales directrices. Por este motivo, los trabajadores de oficina empezaron a trabajar desde casa. Como a algunos les gusta decir, a teletrabajar.

Los resultados han sido sorprendentemente positivos. Nos hemos dado cuenta de que las empresas pueden funcionar perfectamente teniendo a la gente trabajando desde su casa. Y eso hace que nos empecemos a cuestionar qué implicaciones puede tener eso en el futuro.

A pesar de que muchas empresas ya han anunciado planes para que sus empleados empiecen a volver a las oficinas, este proceso será largo. A fin de cuentas, se tendrán que tomar muchas precauciones. Una de ellas será limitar el número de gente que viene a la oficina. Con lo que mucha gente seguirá trabajando desde casa, al menos de forma intermitente.

Y una de las consecuencias de prolongar el tiempo en el que trabajamos desde casa, es aumentar y acelerar el debate sobre la necesidad de ir a la oficina en el futuro.

En este artículo me quiero centrar en cómo van a cambiar las cosas a lo largo de los próximos años. Soy consciente de que la normalización del teletrabajo puede tardar bastante tiempo. Y que siempre habrá sitio para las oficinas. Pero la tendencia hacia el teletrabajo es clara. Y analizar quiénes son los ganadores y perdedores nos hará ver que es imparable.

Ganadores del teletrabajo

Entre los ganadores del teletrabajo hay dos grupos que destacan: empresas y trabajadores. Hablo, obviamente, de trabajadores que puedan trabajar desde casa.

Solemos pensar que empresas y trabajadores nunca pueden ganar al mismo tiempo. Sin embargo, esto es totalmente falso. Hay una correlación muy fuerte entre los salarios de los trabajadores y el nivel de beneficios de la empresa. Y algo similar va a ocurrir con el teletrabajo.

Empresas

Hablemos de las empresas primero. ¿Por qué primero sobre las empresas? Pues porque son las que toman las decisiones sobre dónde y cómo se trabaja. Veamos qué pros y contras existen para las empresas.

Contras

Empecemos con los contras para ver que no son nada dramáticos. Se suele decir que el teletrabajo impide a las empresas controlar a sus trabajadores. No obstante, las herramientas tecnológicas de hoy en día, y la mejor gestión del tiempo de los empleados hace que sea totalmente analizable cuánto trabajo hace una persona. El miedo a que los empleados “se escaqueen” cada vez está menos justificado.

El otro contra que se suele mencionar es una peor organización de los trabajadores. Si bien es cierto que la falta de interacción puede afectar a la colaboración, también es cierto que la oficina puede ser usada algunos días para reuniones, de forma que el espíritu de equipo se mantenga. Y, a fin de cuentas, esa menor interacción también significa menos tiempo perdido. Como ves, nada malo para las empresas.

Pros

En cuanto a los pros, el teletrabajo permite a las empresas ahorrar mucho dinero en costes de oficina. Imagínate tener que pagar el alquiler de cuatro plantas en un edificio de oficinas en el centro de una gran ciudad. Esos alquileres son astronómicos. Incluso si la empresa está en una zona o ciudad menos cara, los costes de alquiler de una oficina siguen siendo considerables.

ahorro en alquiler de oficina

Poder reducir el espacio alquilado un 50% o un 75% puede resultar en ahorros importantísimos. Y eso sin contar con que el precio del metro cuadrado de oficina probablemente vaya a caer en el futuro.

Para aquellas empresas que son propietarias de sus oficinas, pueden vender unos activos que ya no son necesarios y generar dinero. Ningún drama ahí tampoco.

Y el dinero que las empresas se ahorren en las oficinas puede ir destinado a muchas cosas. Entre ellas encontramos las siguientes:

  • Invertir en los productos y los procesos
  • Invertir en los recursos humanos de la empresa, pudiendo pagar salarios más altos
  • Reducir precios sin reducir el margen comercial, haciendo crecer las ventas
  • Aumentar beneficios, que puede llevar a una mayor creación de empresas en el futuro

Trabajadores

Los trabajadores son el otro gran grupo de ganadores con el teletrabajo. Hay excepciones de gente que insiste en que prefieren trabajar en una oficina. Y para ellos seguramente seguirá habiendo oficinas en el futuro. Pero la mayoría de trabajadores ha ganado mucho.

Dinero

En primer lugar, y centrándonos en el aspecto económico, los trabajadores han reducido sus gastos. Independientemente de si iban en metro, en tren o en coche, la mayoría de ellos no ha tenido que gastar dinero yendo al trabajo. Y para mucha gente ese gasto representa un porcentaje considerable de su salario mensual. Ese dinero se puede ahorrar con el teletrabajo.

El caso más extremo es el de alguien que tiene coche solamente para ir a trabajar. Poder no tener que comprar coche (o poder venderlo), y no pagar seguro, combustible, reparaciones, revisiones, impuestos, multas o parking, es algo muy importante. Podemos estar hablando del 25-30% de los gastos mensuales de alguna gente. Y si en el futuro hay que ir uno o dos días a la oficina, se puede optar por el transporte público.

Otro tipo de ahorro se refiere a costes “derivados” de ir a la oficina. Ahí podemos encontrar cosas como comer o desayunar fuera, o tener que comprar menos ropa para la oficina. Eso son ahorros adicionales.

oficina teletrabajo

Por último, la opción de vivir más alejado del centro de una ciudad tampoco se puede subestimar. Eso significa tener que destinar menos dinero a la vivienda, o gozar de una vivienda de mayor calidad por el mismo dinero.

Si sabes gestionar bien estos cambios, puedes empezar a ahorrar mucho dinero. Te dejo un artículo sobre los 6 Beneficios del ahorro.

Tiempo

El otro aspecto a destacar, y para muchos el más importante, es la mayor calidad de vida. No tener que perder tiempo cada día desplazándose a la oficina es sin duda un aspecto positivo. Sé de alguien que vive a las afueras de Londres y tardaba 2 horas en ir y 2 horas en volver, cada día. El teletrabajo para él son 4 horas diarias adicionales o 20 semanales que tiene para sí mismo y para su familia.

Incluso si solamente tardas 20 o 30 minutos en llegar a tu trabajo, ese tiempo puede ser tuyo. Y ahí le podemos sumar el tiempo que se pierde en distracciones en la oficina, y que te permite ser más productivo trabajando desde casa.

A pesar de que haya empresas reacias al teletrabajo, si otras empresas ofrecen condiciones más flexibles, mucha gente puede optar por un trabajo con menor salario, pero más flexibilidad, que les dé mayor calidad de vida. Y eso forzará a otras empresas a replanteárselo.

Perdedores del teletrabajo

Entre los mayores perdedores del teletrabajo, encontramos los que están al otro lado de todos los cambios que hemos mencionado anteriormente.

Los propietarios de oficinas, sobre todo si son en zonas céntricas de grandes ciudades, pueden perder mucho. La menor demanda de espacio de oficinas hará que pierdan a muchos inquilinos y los precios se hundan. Incluso aunque decidieran reconvertir algunas oficinas en viviendas, eso tendrá su coste.

De la misma forma, propietarios de viviendas en zonas cuyo único atractivo es su cercanía a las oficinas, también pueden perder. La diferencia entre el precio de las viviendas en ciudades como Barcelona, Madrid, Londres o Múnich, y el de ciudades medianas cercanas puede reducirse bastante.

Y, por último, los que antes se beneficiaban de que la gente tuviera que ir a la oficina también perderán. Ahí podemos destacar a operadores de trenes, y del transporte público en general, de peajes, y al Estado recaudando menos en impuestos especiales.

Conclusión

Creo que los cambios son muy positivos en general. El teletrabajo dota de mayor libertad a quienes producen riqueza: empresas y trabajadores. Y quita poder a aquellos que se beneficiaban de ser un “peaje” a la hora de trabajar y producir: propietarios de oficinas, operadores de transporte público y el Estado.

Bien gestionados, que sería básicamente sin que estén gestionados por ningún gobierno, tales cambios pueden desembocar en mayor crecimiento económico, mayores beneficios empresariales y mejores condiciones de vida para trabajadores, tanto a nivel económico como de bienestar en general.

Si te ha gustado el artículo, te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Qué es Finanzas Claras

Publicado en Economía

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.