Saltar al contenido →

Flujo libre de caja

Los beneficios de una empresa nos indican si el negocio es rentable desde un punto de vista contable. Sin embargo, el flujo libre de caja nos dice si la empresa está generando dinero para los accionistas. Por este motivo, es fundamental entender qué es el flujo libre de caja y cómo usarlo a la hora de analizar empresas y mercados.

El objetivo de la actividad empresarial debería ser generar beneficios. Invertimos una cantidad de capital hoy porque pensamos que es probable que ese negocio genere buenos rendimientos en el futuro. Para ello la empresa deberá ofrecer bienes y servicios que los clientes quieran comprar, generando riqueza para la sociedad. Realmente en eso consiste el capitalismo.

Pero no nos desviemos. En este artículo nos queremos centrar en las métricas mediante las cuales podemos analizar si una empresa está generando dinero para sus accionistas. Ese dinero, o cash, podría ser en forma de euros, dólares, libras o pesos.

Qué es el flujo libre de caja

El flujo libre de caja (free cash flow, en inglés) nos indica la cantidad de cash que el negocio está generando para los accionistas. Es el dinero que queda disponible después de llevar a cabo la actividad de negocio habitual y las inversiones para el futuro.

Veamos cómo se calcula para entender realmente lo qué es:

Analicemos cada uno de los componentes de la fórmula para ver de qué forma afectan al cálculo del flujo libre de caja. Usaremos los resultados de Nestlé del año 2019 como ejemplo:

Beneficios

Los beneficios son la partida contable que nos indica la diferencia entre los ingresos y los gastos de una empresa. Los ingresos representan todas las ventas que se han logrado. Por su parte, los gastos son todos los costes que se han incurrido a lo largo del ejercicio. Los beneficios se calculan para calcular métricas como el PER.

En el caso de Nestlé, los beneficios del año 2019 fueron de 12.609 millones de francos suizos.

Amortización y depreciación

Cuando una empresa hace una inversión, por ejemplo, en una fábrica nueva, el dinero invertido no se apunta como pérdidas. Lo que se hace es contabilizar el valor de la fábrica como si fuera un activo y se decide qué vida útil tendrá esa fábrica.

Por ejemplo, y para simplificar, si se invierten 100 millones y se cree que la fábrica va a ser usada durante los próximos 20 años, lo que se hace es dividir la inversión total por el número de años para saber el “coste” anual de esa inversión. En este caso, cada año contabilizaríamos 5 millones como gastos, que reducirían los beneficios obtenidos.

La depreciación se refiere a la inversión en activos físicos, mientras que la amortización se refiere a los activos intangibles. Pero es el mismo concepto. El motivo por el cual los gastos de depreciación y amortización se suman en el flujo libre de caja es porque esos gastos son solamente contables. La inversión se hizo en el pasado, por lo que realmente esos 5 millones de gastos no representan dinero que la empresa tuvo que pagar este año.

En el caso de Nestlé, añadiríamos 3.713 millones de francos suizos al flujo libre de caja.

Cambios en el fondo de maniobra (aparte de la posición en cash)

El fondo de maniobra se utiliza para analizar cosas como el dinero que nos deben nuestros clientes, y el dinero que debemos nosotros a nuestros proveedores. Como empresa, nos interesa cobrar cuanto antes de nuestros clientes y pagar cuanto más tarde mejor a nuestros proveedores.

Pero lo importante es asegurarnos de que nuestros clientes nos están pagando. Este es uno de los principales riesgos de usar los beneficios contables. Una empresa puede estar vendiendo muchos productos simplemente porque está ofreciendo condiciones ventajosas a los clientes, como la posibilidad de pagar en muchos plazos. Sin embargo, tarde o temprano la empresa necesita el dinero.

Por este motivo, el flujo libre de caja tendrá un impacto negativo cuando el dinero que nos deben nuestros clientes haya aumentado de un año a otro. Por el contrario, habrá un impacto positivo cuando el dinero que nosotros debemos a nuestros proveedores haya aumentado ya que, mientras no paguemos, son ellos quienes nos están financiando el negocio.

Para Nestlé, los cambios en el fondo de maniobra a lo largo del 2019 tuvieron un impacto positivo de 349 millones.

Otros ajustes

Aquí encontraremos algunos beneficios y pérdidas que la empresa ha tenido en actividades que no forman parte del negocio principal. Debido a que no forman parte de la actividad de negocio habitual, las cosas que se incluyen aquí no fueron usadas para calcular los beneficios.

Aquí podríamos encontrar cosas como ganancias y pérdidas en algunos derivados financieros, la posibilidad de pagar algunos impuestos de forma diferida o dividendos recibidos de algunas actividades secundarias.

En el caso de Nestlé, estos ajustes tuvieron un impacto negativo de 821 millones de francos.

Inversiones de capital

Anteriormente hemos visto cómo añadíamos los gastos de depreciación y amortización al flujo libre de caja. La lógica era que ese dinero ya se había gastado en el pasado, por lo que era dinero que estaría disponible para los accionistas.

Sin embargo, también es cierto que la empresa necesitará llevar a cabo inversiones nuevas. De lo contrario, el capital productivo se quedará obsoleto. Imagínate qué ocurriría si Nestlé tuviera que seguir fabricando sus productos con maquinaria de los años 80.

Por este motivo el flujo libre de caja se verá reducido en la cantidad de dinero que la empresa tenga que destinar a inversiones de capital. Para según qué sectores eso puede ser mucho dinero. Y eso tendrá un impacto importante en la valoración de la empresa. A fin de cuentas, una empresa puede ser muy rentable, pero si todos los beneficios deben ser reinvertidos para mantener el negocio vivo, no quedará dinero para los accionistas.

En el caso de Nestlé, a lo largo de 2019 se llevaron a cabo inversiones por valor de 3.695 millones de francos, que obviamente tendrán un impacto negativo sobre el flujo libre de caja.

Comparativa entre los beneficios y el flujo libre de caja para Nestlé

Pasemos a analizar el flujo libre de caja de Nestlé para poder compararlo con los beneficios obtenidos:

Para Nestlé el flujo libre de caja es prácticamente igual a los beneficios. Ese dato es muy bueno. Nos indica que los beneficios son reales: la empresa consigue beneficios contables y realmente se genera cash para poder distribuir entre los accionistas. En ese caso podemos usar el PER de forma fiable.

Si los beneficios y el flujo libre de caja son similares, a menudo se dice que la calidad de los beneficios es alta, ya que están respaldados por generación de cash y no por meras triquiñuelas contables.

Cuando hay grandes discrepancias entre los beneficios y el flujo libre de caja debemos ser un poco más prudentes y analizar por qué está ocurriendo eso. Si el flujo de caja es significativamente más bajo que los beneficios, los dos principales motivos pueden ser que la empresa haya empezado a vender productos a clientes que necesitan financiación, cosa que puede ser peligrosa, o que las nuevas inversiones se están comiendo mucho cash, cosa que no tiene nada de malo si la empresa está experimentando un fuerte crecimiento.

Por lo contrario, si el flujo libre de caja es muy superior a los beneficios, lo más probable es que el nivel de inversiones esté bajando. Eso puede estar justificado en sectores sin crecimiento, o incluso en declive. Pero hay que ser cuidadosos porque eso indica que la empresa se está descapitalizando y los beneficios probablemente vayan a caer en el futuro.

Ratio precio flujo libre de caja (P/FCF)

Como ya hemos visto en otro artículo, el PER compara el precio de una acción con los beneficios por acción. Nos indica cuántos años de beneficios estamos pagando por una empresa.

Debido a que los beneficios y el flujo libre de caja pueden ser dispares, también es muy útil analizar la ratio precio flujo libre de caja. Esta ratio compara el precio de una acción con el flujo libre de caja que la empresa genera por cada acción. En inglés se conoce como Price to Free Cash Flow (P/FCF).

Así pues, si tenemos una ratio precio flujo libre de caja de 15, el precio de la acción es 15 veces el flujo libre de caja anual que logra generar la empresa. Como con el PER, deberemos llevar a cabo análisis adicionales para determinar si esa ratio es atractiva o no. Recuerda que una ratio es muy útil cuando se compara con la de empresas similares.

Por último, recuerda que para entender realmente bien si una empresa cotiza a precios altos, justos o baratos, hay que llevar a cabo un análisis muy exhaustivo. De ahí que sea recomendable estudiar ratios como el precio ventas, el precio valor contable, la rentabilidad por dividendo, crecimiento, etc.

¿Cuál es tu métrica favorita a la hora de analizar acciones o el mercado bursátil en general?

Publicado en Acciones Invertir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.