Saltar al contenido →

Comparativa de impuestos entre Alemania y España

Última actualización 16 de febrero de 2021

En este artículo hacemos una comparativa entre los impuestos en España y en Alemania. ¿Qué fiscalidad es más atractiva para la ciudadanía y las empresas?

Contenido

Coste de la vida

Antes de empezar esta comparativa de los impuestos en España y Alemania, debemos mencionar el tema del coste de vida. Creo que en general podemos asumir que éste es muy similar en ambos países. De hecho, aunque los salarios en Alemania sean sustancialmente más altos, los precios no lo suelen ser. Ahí radica uno de los secretos sobre por qué los alemanes gozan de un mejor nivel de vida.

Otro aspecto positivo de Alemania es que tiene multitud de centros económicos importantes. Mientras que en España la mayor parte de las grandes empresas y salarios altos se concentran en Madrid y Barcelona, en Alemania hay empresas punteras en prácticamente todas las regiones del país.

Gracias a eso no es necesario vivir en Múnich, Hamburgo o Düsseldorf para poder conseguir un muy buen trabajo. Y vivir en una zona menos cara permite tener un mejor estándar de vida.

Por todos estos motivos podemos llevar a cabo el análisis sin tener que ajustar las cifras por el coste de la vida en cada país.

Impuestos a analizar

Para llevar a cabo la comparación entre la fiscalidad española y alemana, vamos a fijarnos en los cinco impuestos que más afectan a los ciudadanos y las empresas: cómo se gravan las rentas del trabajo, las rentas del ahorro, la compra de una vivienda, el consumo (IVA) y los beneficios empresariales.

1) Impuestos sobre las rentas del trabajo

En este primer apartado vamos a analizar aquellos impuestos sobre las rentas del trabajo, que corresponden al IRPF (Einkommensteuer en Alemania) y los pagos a la seguridad social (contribuciones sociales en Alemania).

Seguridad social

En España los pagos a la Seguridad Social se hacen tanto por parte del trabajador como de la empresa. Los trabajadores pagan habitualmente un 6,35% de su salario en tal concepto. Mientras tanto, las contribuciones que hace la empresa suben de promedio al 34% del salario bruto del empleado.

Cabe mencionar que esos porcentajes se pagan solamente sobre la base de cotización. Ésta tiene un máximo anual de 48.841€.

En Alemania, tanto el empleado como la empresa pagan el mismo porcentaje. Este porcentaje se sitúa de media en el 19,325%. Si lo desglosamos, veremos que un 9,3% es para el sistema de pensiones, un 1,2% para desempleo, un 7,3% para seguro médico y un 1,525% para residencias y demás centros de asistencia.

El importe máximo sobre el que se pagan estos conceptos varía. Para las contribuciones al sistema de pensiones y por desempleo, la base máxima es de 85.200€ anuales para la mayoría de estados federados (Bundesländer), y de 80.400€ para los Bundesländer que formaban parte de la Alemania Oriental. Para el seguro médico y de residencias, el máximo es de 58.050€ y 64.350€ respectivamente en todo el país.

Veamos en una gráfica las contribuciones sociales en Alemania:

seguridad social alemania 2021

IRPF (Einkommensteuer)

Hay que decir que el IRPF es un impuesto que puede ser altamente complejo. Hay multitud de deducciones y desgravaciones, en función de las circunstancias vitales de cada uno. Asimismo, el Einkommensteuer alemán es aún más complejo que el español.

En este caso nos fijaremos en los tramos principales del impuesto sobre la renta. Es decir, aquellos que son válidos para alguien que no tenga apenas deducciones. En la mayoría de casos, eso sería una persona soltera y sin hijos.

Cabe remarcar que ambos países tienen bonificaciones fiscales para aquellos que tengan una familia e hijos. En ese sentido, Alemania es un país que bonifica mucho a padres y madres. Además, el país germánico también permite deducir los costes de desplazarse al lugar de trabajo. Si te interesa ver cuánto tendrías que tributar tú en Alemania, te dejaré un enlace al final del artículo donde podrás calcularlo en función de tu situación personal.

El IRPF en España, antes de deducciones, tiene los siguientes tramos:

  • 0 a 12.450€: 19%
  • 12.450€ a 20.200€: 24%
  • 20.200€ a 35.200€: 30%
  • 35.200€ a 60.000€: 37%
  • 60.000€ a 300.000€: 45%
  • Más de 300.000€: 47%

Respecto a los tramos en Alemania, tenemos los siguientes:

  • 0 a 9.744€: 0%
  • 9.744€ a 57.919€: entre el 14% y el 42% (subiendo progresivamente)
  • 57.919€ a 277.826€: 42%
  • Más de 277.826€: 45%

Además, para aquellos con salarios brutos por encima de aproximadamente 62.127€, se paga el llamado Solidaritätszuschlag (recargo de solidaridad). Este pago adicional tiene como objetivo desarrollar económicamente a las regiones que formaban parte de la Alemania Oriental. El recargo es del 5,5% de lo que toque pagar por Einkommensteuer. Así pues, si los impuestos que nos tocaría pagar fueran de 10.000€ antes del recargo, el importe final sería de 10.550€.

Cabe decir que, si estamos afiliados a la iglesia, también nos tocará pagar entre un 8 y un 9% adicional. Eso significa que esos 10.550€ se pueden llegar a convertir en 11.450€ (otro 9% adicional de 10.000€).

Comparativa entre coste por empleado, salario bruto y salario neto

La mejor forma de comparar los impuestos en ambos países es ver qué salarios brutos y netos le quedan a un trabajador, en función de los costes totales que tiene la empresa. Para ello asumiremos un trabajador soltero y sin hijos que solamente usa las deducciones universales.

salarios brutos espana alemania 2021

Como comparación, también podemos ver cuánto dinero recibe el trabajador por cada euro que paga la empresa por emplearle:

salario alemania espana por euro 2021

Los datos de esta segunda tabla también los tenemos en formato más gráfico:

grafico salario espana alemania 2021

Como podemos ver, ambos países tasan de forma muy agresiva a todos sus trabajadores. Hay muy poca progresividad real, ya que incluso las rentas bajas tienen que pagar un 35% de impuestos directos.

Y las rentas medias y altas prácticamente ven la mitad del dinero irse a manos del gobierno. A destacar que las rentas medias-altas en Alemania llegan a tributar por encima del 50% según el tramo en el que estén.

Ganador: ninguno para rentas bajas o medias. España para rentas medias-altas. Ninguno para rentas altas.

2) Impuestos al ahorro y las rentas del capital

Si bien los ingresos del capital forman parte de la renta, suelen recibir un tratamiento fiscal distinto. A fin de cuentas, sacarle rentabilidad a nuestros ahorros es un aspecto muy importante para muchos ciudadanos.

España tiene tres tramos para las rentas del capital, en función de su cuantía:

impuestos capital espana 2021

Estas cuantías no gozan de ningún tipo de exención, por lo que esos tipos son efectivos.

Por lo que respecta a Alemania, los primeros 801€ para alguien soltero y sin hijos están exentos. A partir de ahí, el tipo impositivo general para rentas del capital es del 25%. No obstante, el importe resultante se ve otra vez incrementado en un 5,5% por el Solidaritätszuschlag y, en función del estado y la afiliación religiosa, también por otro 8-9% en función de impuestos a la iglesia.

Así pues, el importe efectivo para las rentas del capital, tras aplicar esos recargos, será de entre el 26,375% y el 28%:

impuestos rentas capital alemania

Ganador: Alemania para muy pocas rentas del capital. España para el resto.

3) Impuestos sobre el patrimonio

El impuesto sobre el patrimonio es uno de los más polémicos, ya que grava el patrimonio neto de una persona, solamente por ser propietaria del mismo. Esto significa que, si ese patrimonio está invertido y produce rentas del capital, vamos a tener que tributar dos veces: por sus rentas y por su mera existencia.

En caso de que ese patrimonio no esté produciendo rentas, la situación es incluso peor, ya que vamos a tener que pagar impuestos por algo que no nos está generando nada. Eso es especialmente problemático cuando gran parte de ese patrimonio es en forma de activos ilíquidos como inmuebles.

Una de las consecuencias más graves de tener un impuesto sobre el patrimonio elevado, es que las personas más ricas serán más propensas a abandonar el país. Y cuando eso ocurra, los ingresos e inversiones que vas a obtener de esa gente van a desaparecer por completo.

También tiene una naturaleza muy injusta, ya que alguien que ha sido capaz de acumular un gran patrimonio, ya ha tenido que pagar muchísimo dinero en impuestos, y probablemente haya creado empresas que han generado actividad económica y puestos de trabajo.

Debido a todo eso, Alemania eliminó el impuesto sobre el patrimonio en 1997. La justificación que se usó en su día es que, como hemos visto anteriormente, las rentas más altas ya pagan alrededor del 50% de sus ingresos al fisco. Y se consideró injusto y contra productivo hacer que esa gente tuviera que pagar aún más impuestos.

Cabe decir que Alemania no fue una excepción. La gran mayoría de países en todo el mundo eliminó el impuesto sobre el patrimonio a lo largo de las últimas décadas.

Por lo que respecta a España, su impuesto sobre el patrimonio fue suprimido en 2008. El gobierno, dirigido entonces por José Luis Rodríguez Zapatero, consideró que sería positivo para la economía española emular al resto de países europeos. Sin embargo, tan solo 3 años después, el gravamen se volvió a introducir para aumentar la recaudación de impuestos.

Desde 2011, el impuesto sobre el patrimonio en España está cedido a las comunidades autónomas. Cada comunidad autónoma fija los tramos aplicables, que dependen del nivel de patrimonio, así como el mínimo exento y las bonificaciones.

200.000 ciudadanos se ven afectados hoy en día por el impuesto sobre el patrimonio en España. Como media estatal, 300.000€ de la vivienda habitual están exentos, y los primeros 700.000€ también están exentos del impuesto. Pero, de nuevo, esto depende de cada comunidad autónoma.

En cuanto al importe del impuesto, los porcentajes estatales, aplicables salvo que la comunidad autónoma haya fijado porcentajes distintos, son los siguientes:

  • De 0€ a 167.129€: 0,2%
  • De 167.129€ a 334.253€: 0,3%
  • De 334.253€ a 668.500€: 0,5%
  • De 668.500€ a 1.336.700€: 0,9%
  • De 1.336.700€ a 2.673.999€: 1,3%
  • De 2.673.999€ a 5.347.998€: 1,7%
  • De 5.47.998€ a 10.695.996€: 2,1%
  • A partir de 10.695.996€: 2,5%

Esto significa que una persona con un patrimonio de 20 millones, deberá abonar cada año más de 400.000 euros en impuestos sobre el patrimonio. Aparte de eso, cualquier renta sobre ese capital o impuestos sobre bienes inmuebles, también deberán pagarse. Como ves, un incentivo muy grande para que esa persona decida irse a otro país.

Y no olvidemos que la mayoría de comunidades autónomas tienen tipos más altos. Estos son algunos ejemplos de tipos más elevados: Catalunya (2,75%), Murcia y Asturias (3%), Galicia, Andalucía y Cantabria (3,03%), Comunidad Valenciana (3,12%), Baleares (3,45%) y, en primera posición, Extremadura (3,75%).

La excepción es la Comunidad de Madrid, donde no se aplica el impuesto sobre el patrimonio.

Como ves, España es un país que trata a sus grandes fortunas de forma muy hostil. De hecho, es el país que peor trata a sus ciudadanos ricos en el todo el mundo.

Ganador: Alemania, y por goleada.

4) Impuestos a la compra de una vivienda

El cuarto aspecto que analizaremos en nuestra comparativa entre España y Alemania son los impuestos a la compra de una vivienda. A fin de cuentas, poseer una vivienda es una de las aspiraciones de gran parte de la población.

España siempre ha sido un país que ha preferido comprar a alquiler. Y si bien Alemania tiene un mayor porcentaje de gente viviendo de alquiler, las preferencias están cambiando poco a poco.

España grava la compra de una vivienda con dos impuestos distintos: ITP o IVA, e IAJD. El ITP aplica a la compra de viviendas de segunda mano, y el tipo está fijado por cada comunidad autónoma, situándose entre el 6 y el 10%. El IVA aplica para viviendas de nueva construcción y suele ser del 10%.

Por su parte, el IAJD se sitúa entre el 0,5 y 1,5% del importe del inmueble. En total, según comunidad autónoma y tipo de inmueble, la tributación será de entre el 6,5 y el 11,5%.

En Alemania la compra de una vivienda también va de la mano de dos impuestos distintos. Por un lado, tenemos el Grunderwerbsteuer, similar al ITP, y que se paga tanto para viviendas nuevas como de segunda mano (el IVA para viviendas nuevas es del 0%). El Grunderwerbsteuer es fijado por cada uno de los estados federados, y se sitúa entre el 3,5 y el 6,5% del valor de compra.

Al mismo tiempo, en Alemania también se paga por el Grundbucheintrag, similar al registro de propiedades. Su coste suele ser del 0,5% del precio del inmueble. Así pues, la compra de un inmueble en Alemania acarrea impuestos de entre el 4 y el 7%, en función del estado federado en el que éste se encuentre.

Comparativa

Veamos un resumen de la fiscalidad por compra de vivienda en España y Alemania:

impuestos compra vivienda espana alemania

Si bien los impuestos dependen de cada región dentro de ambos países, sí que podemos afirmar que, en general, son más elevados en España. Y a pesar de que la diferencia pueda parecer pequeña, no lo es a la hora de adquirir una vivienda. A fin de cuentas, si pagamos una entrada del 20% por el inmueble, la diferencia entre pagar un 4-7% o un 6,5-11,5% en impuestos, es considerable, ya que requiere ahorrar una cantidad significativamente superior.

Ganador: Alemania.

5) IVA

Aquí echamos un vistazo a otro gran impuesto que nos afecta en el día a día: el impuesto sobre el valor añadido. En alemán conocido como MwSt (Mehrwertsteuer).

El IVA español tiene 4 categorías distintas en total: general, reducido, superreducido y exento. Por su parte, Alemania tiene 3 categorías solamente: general, reducido y exento. Veamos qué tipos impositivos tienen y para qué productos se aplican:

iva espana alemania

Cabe decir que los tipos general y reducido del IVA en Alemania fueron reducidos para la segunda mitad de 2020. Eso se hizo para ayudar a la reactivación económica.

En general podemos afirmar que los tipos del IVA en Alemania son inferiores a los de España. No obstante, hay algunas excepciones para las que España hace tributar menos.

Ganador: Alemania para la mayoría de productos y servicios.

6) Impuesto de sociedades

El impuesto de sociedades grava los beneficios empresariales. En ese sentido, es de especial relevancia para los inversores.

En España el tipo de sociedades nominal se sitúa en el 25%. Es válido para empresas de todos los tamaños, tanto grandes como pequeñas. Cabe remarcar que el impuesto de sociedades es también altamente complejo e incluye multitud de deducciones potenciales.

Por su lado, el tipo de sociedades en Alemania es del 29,8%. También aplica a empresas de todos los tamaños y, como en el caso español, múltiples deducciones están disponibles, sobre todo para aquellas empresas de menor tamaño.

berlin puerta brandenburgo

Por consiguiente, los tipos impositivos para las corporaciones son más atractivos en España que en Alemania.

Ganador: España

Conclusión

Llevar a cabo este tipo de análisis detallados es importante. Nos permite entender cómo funcionan los países realmente a nivel impositivo. Si tuviéramos que creernos los datos que nos dan las autoridades, pensaríamos que España es un paraíso fiscal.

A fin de cuentas, la presión fiscal oficial fue del 35,2% en España en 2019, y del 41,5% en Alemania. Si nos limitáramos a esa comparativa, pensaríamos que los impuestos en Alemania son un 18% superiores a los de España. Pero nada más lejos de la realidad, como acabamos de ver.

Las estructuras fiscales de España y Alemania tienen algunas diferencias entre sí, pero en ambos países los impuestos son elevados. Hemos designado a España como ganadora en cuanto a rentas del trabajo, del capital y beneficios empresariales. Alemania, por su parte, tiene mejor fiscalidad en cuanto a impuestos sobre el patrimonio, para la compra de una vivienda y en el IVA.

Usando solamente esos datos, no podemos afirmar que un país ofrezca mejores o peores condiciones que el otro a sus ciudadanos y empresas.

La principal diferencia entre Alemania y España es el estado de sus cuentas públicas. Alemania cobra impuestos altos a sus ciudadanos y empresas, pero es capaz de conseguir superávits fiscales y reducir su deuda a menudo. Por el contrario, España lleva más de una década abusando de los déficits públicos y acumulando cada vez más deuda:

deuda publica espana alemania
Datos 1995-2019 de Eurostat. Datos 2020 proyección de la Comisión Europea.

Lo que ese gráfico nos indica es que la situación es estable en Alemania, pero insostenible en España. Tarde o temprano, España deberá llevar a cabo reformas de calado para equilibrar sus presupuestos. La cuestión es si esto vendrá de la mano de una subida masiva de impuestos, o de fuertes recortes en el gasto público.

No podemos predecir el futuro, pero lo más probable es que sea una combinación de las dos. Uno de los puntos débiles de las finanzas públicas españolas es el déficit recurrente y creciente que arroja la seguridad social. Así que deberemos estar atentos a lo que ocurre con las pensiones en el futuro.

Si te ha gustado este artículo, te animo a que eches un vistazo a la comparativa entre España y Reino Unido:
Comparativa de impuestos entre España y Reino Unido

También te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Qué es Finanzas Claras

Y, como te he prometido antes, aquí te dejo el enlace a una página web que te permitirá calcular tu salario neto en Alemania, en función de tu salario bruto y tus circunstancias personales:
Brutto Netto Rechner – Gehaltsrechner

Esta herramienta del ministerio de finanzas alemán también es interesante:
Bundesministerium der Finanzen

Publicado en Impuestos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.