Saltar al contenido →

Cómo invertir para el futuro

¿Cómo invertir para el futuro? Ésta es una pregunta que se hace mucha gente. Como veremos a continuación, las respuestas habituales suelen ser muy mejorables. Hoy analizaremos en qué debemos invertir para conseguir buenos resultados a lo largo de los próximos 100 años.

Comparto contigo las conclusiones de una de las mejores entrevistas que he visto nunca acerca de cómo invertir a largo plazo. Los protagonistas son Chris Cole, fundador de la empresa de inversión Artemis Capital Management, y Danielle DiMartino, ex miembro de la Reserva Federal de Dallas.

La entrevista gira en torno a cómo debemos invertir nuestro dinero si queremos conseguir resultados positivos en cualquiera de los distintos escenarios económicos posibles. Los resultados vienen de analizar datos de los últimos 90 años. Los resultados son impactantes, puesto que las conclusiones distan mucho de cómo se está invirtiendo hoy en día.

Cómo se invierte hoy en día

La mayoría de las carteras de inversión actuales están formadas casi exclusivamente de acciones y bonos (títulos de deuda de países y empresas). La lógica es que cuando somos más jóvenes debemos invertir mayoritariamente en acciones. Y a medida que pasan los años, iremos invirtiendo más en bonos, que suelen tener menos riesgo. El plan de pensiones más habitual en Estados Unidos tiene un 73% de sus activos en acciones, un 20% en bonos y un 7% en efectivo.

Este estilo de inversión ha funcionado de forma increíble desde los años 80. Sin embargo, estamos en las últimas fases del ciclo actual, el cual se ha conseguido alargar a base de aumentar el endeudamiento de forma masiva y poner los tipos de interés al 0% o en negativo.
Por este motivo, resulta fundamental mirar al pasado para saber cómo debemos invertir para el futuro.

Escenarios históricos analizados

Declive estructural (1926-1946):

Periodo marcado por la Gran Depresión económica y la Segunda Guerra Mundial. Se trata de un periodo de bajo crecimiento y deflación. La peor época para el mercado bursátil.

Renacimiento estructural (1947-1963):

Periodo de post guerra. Se trata de una fase con altas tasas de crecimiento económico e inflación moderada. Todo ello, en parte, gracias a la estabilidad monetaria que resultó de los acuerdos de Bretton Woods y la consiguiente implementación del patrón oro.

Estanflación (1964-1983):

Época caracterizada por la elevada inflación, el parón económico, la devaluación de las monedas nacionales y el abandono del patrón oro. Los metales preciosos y los recursos naturales experimentan un boom. Los tipos de interés se suben a máximos históricos a principios de los 80 para combatir la inflación.

Boom económico (1984-2007):

Periodo con alto crecimiento, globalización, inflación moderada, tipos de interés descendientes y muy buena situación demográfica. Ambiente perfecto para las acciones y los bonos.

Declive estructural (2008-2019):

Fin del periodo anterior. Endeudamiento en máximo históricos y subiendo. Tipos de interés negativos y programas de estímulos continuos. Los bancos centrales evitan continuamente que los mercados bursátiles caigan. El envejecimiento de la población se empieza a notar en la economía.

Qué vendrá después

Imagen de Artemis Capital Management LP

La entrevista analiza los dos escenarios alternativos que pueden venir a continuación. Entenderlos nos ayudará a estar más preparados para invertir en el futuro.

Periodo inflacionario:

Una de las alternativas es que la impresión de dinero descontrolada por parte de los bancos centrales desemboque en un fuerte periodo inflacionario. Esto iría de la mano de estancamiento económico, con lo que tendríamos estanflación.

Como consecuencia, experimentaríamos una devaluación muy fuerte del valor de la moneda. Los ahorros y los bonos saldrían muy mal parados. Las acciones también se verían bastante afectadas. Los bienes reales, como el oro y otros recursos naturales, subirían con fuerza.

Periodo deflacionario:

La otra alternativa es que el envejecimiento de la población vaya ligado a un periodo de deflación. Esto llevaría a la caída de precios de los activos, con lo cual acciones y bienes reales sufrirían. Por el otro lado, los ahorros y los bonos serían los grandes vencedores.
Este escenario tambien iría acompañado de bajo crecimiento económico.

La cartera para los próximos 100 años

cartera inversion
Imagen de Artemis Capital Management LP
  • Acciones: 24%
  • Bonos: 18%
  • Oro: 19%
  • Volatilidad: 21%
  • Recursos naturales: 18%

Una cartera con estos activos y estos porcentajes no es ni mucho menos una cartera defensiva. De hecho, es una cartera totalmente racional. Hemos vivido 5 periodos económicos y monetarios muy distintos a lo largo de los últimos 90 años. Lo que no tiene sentido es pensar que los próximos 30 van a ser como los últimos 30. En especial si analizamos los motivos por los que el ciclo actual está agotado.

Otros puntos interesantes de la entrevista:

  • La generación que se está jubilando actualmente (baby boomers) apoyará medidas que garanticen el cumplimiento de sus derechos adquiridos y mantengan el valor de su patrimonio a toda costa.
  • Los adultos jóvenes (milennials) apoyarán medidas de redistribución de la riqueza.
  • Nos encontramos en un periodo de mínimos históricos en variables económicas que apoyan a los mercados bursátiles. Tipos de interés y volatilidad nunca habían sido tan bajos. Esto no es sostenible a largo plazo sin la manipulación continua de la economía por parte de los bancos centrales.
  • El mercado inmobiliario se ha beneficiado en las últimas décadas tanto del crecimiento económico como de los tipos de interés cada vez más bajos. Bajo crecimiento en el futuro y la imposibilidad de bajar tipos mucho más pueden presentar problemas.
  • Los mercados están aprovechándose de la Reserva Federal. Cada vez que cae el mercado bursátil, se esperan bajadas de tipos de interés para volver a hacerlo subir.
  • No hay ni habrá suficientes recursos para pagar todas las pensiones y los derechos adquiridos que se han prometido a lo largo de las últimas décadas. Esto se convertirá en fuente de inestabilidad social y política.

Por último, aquí te dejo la entrevista original. Es en inglés y dura 52 minutos. Pero si has llegado hasta aquí, te prometo que si te aventuras a verla, la vas a disfrutar:

Si te ha gustado este contenido y quieres saber más sobre cómo invertir para el futuro, echa un vistazo a estos dos artículos:
¿Habrá inflación o deflación?, donde analizo las fuerzas inflacionarias y deflacionarias.
Inflación o deflación – ¿dónde invertir?, donde analizo en detalle cómo se comportarían distintas inversiones en ambos escenarios.

Publicado en Invertir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.