Saltar al contenido →

Cómo analizar un bono – Las métricas más importantes

Los bonos son activos financieros que pueden ser comprados y vendidos en cualquier momento. Y pueden llegar a ser muy complejos. En este artículo echamos un vistazo a cómo analizar un bono. Para ello nos fijaremos en las métricas más importantes.

Contenido

Qué es un bono

Un bono es un título de deuda emitido por un gobierno o una empresa. El gobierno o empresa que lo emite (el emisor) se compromete a pagarnos unos intereses (conocidos como cupones) y, en una fecha determinada, devolvernos el dinero que le hemos prestado.

Como ves, si nos quedamos ahí, un bono no es otra cosa que un crédito en el que un inversor presta dinero a un gobierno o a una empresa.

No obstante, hay una distinción importante entre un crédito y un bono: los bonos son mucho más fáciles de comprar y vender. Por lo que hay un mercado muy activo para ellos. Eso significa que, si prestamos dinero a una empresa, no hace falta esperarnos al vencimiento del bono para recuperar nuestro dinero. Podemos simplemente vendérselo a otro inversor. Pero debemos ser conscientes de que el precio de los bonos fluctúa constantemente.

A raíz de eso resulta fundamental entender cómo podemos analizar un bono. Eso nos permitirá comprender por qué su precio se mueve. Y también nos permitirá determinar si se trata de una buena inversión para nuestra cartera.

Ejemplo de bono que usaremos en este artículo

De cara a que podamos usar un único ejemplo para todas las métricas analizadas, nos fijaremos en el siguiente bono:

bono apple
Detalles exactos sobre este bono en Cbonds

Se trata de un bono emitido por Apple, en dólares norteamericanos y con un cupón del 3,75%. La fecha de vencimiento es el 13 de noviembre de 2047, dentro de unos 26 años. El precio del bono en abril de 2021 es de 112,37. Otras métricas que nos interesan son las siguientes:

  • Rendimiento (yield): 3,06%
  • Prima de riesgo (spread): 72 puntos básicos (0,72%)
  • Duración: 17 años
  • Rating crediticio: AA+

Métricas más importantes para analizar un bono

Éstas son solamente las más relevantes. Para los que quieran aprenderlo todo sobre bonos, les recomiendo el libro Inside The Yield Book.

Divisa

La divisa es una característica fundamental del bono. De hecho, la divisa es mucho más importante para un bono que para una acción. ¿Por qué? Pues porque una acción representa el precio de una empresa real. Pero un bono nos dice exactamente cuánto vamos a cobrar en el futuro. Así que mejor saber en qué divisa lo haremos.

En el ejemplo usado, la divisa del bono es el dólar norteamericano (USD). Eso significa que vamos a cobrar nuestros intereses en dólares. Y cuando el bono llegue a vencimiento, vamos a recibir el principal en dólares también.

bonos en dolares

Hay muchas divisas distintas. Las hay fuertes y con bajos tipos de interés, como el euro, el dólar o el franco suizo. Y las hay débiles, con tipos de interés más elevados, pero con mayor inflación, por lo que se devalúan más rápidamente.

La cuestión es encontrar el balance ideal entre la fortaleza de una divisa, el rendimiento potencial que nos ofrece y el ritmo al que se devalúa.

Cupón (intereses)

El cupón nos indica la cuantía de los intereses que vamos a recibir de forma regular. El cupón indicado es siempre anual, aunque los pagos pueden hacerse de forma anual, semestral o trimestral.

Por ejemplo, el bono de Apple tiene un cupón del 3,75%, pagado de forma semestral. Por lo que paga un 1,875% de interés cada 6 meses.

El cupón, o intereses, se calcula en función del importe del bono que poseemos. Si tenemos 100.000 dólares de ese bono de Apple, vamos a recibir 3.750 dólares de intereses de forma anual.

Precio

El precio del bono es lo que tenemos que pagar por el bono, si compramos, o lo que vamos a recibir, si vendemos. El precio de un bono representa un porcentaje, por lo que suele rondar un valor cercano a 100.

En el caso de nuestro bono de Apple, el precio es de 112,37. Eso significa que, si queremos comprar 100.000 dólares de valor nominal de ese bono, vamos a tener que pagar un 112,37% de ese importe. Por lo que tendremos que soltar 112.370 dólares.

Cuando un bono cotiza por encima de 100, se dice que cotiza por encima de par. Si el precio es inferior a 100, el bono cotiza por debajo de par.

¿A qué se debe que un bono cotice por encima o por debajo de par? Muchas variables influyen. Pero lo más importante es lo atractivo que sea el interés (el cupón) que ofrece ese emisor.

Para nuestro bono, el mercado considera que recibir un cupón anual del 3,75% durante 26 años por parte de Apple se merece pagar un 12% por encima de par. Y recuerda que eso significa pagar 112.370 dólares hoy, pero recibir solamente 100.000 a vencimiento.

En general, el precio de los bonos sube cuando caen los tipos de interés (los cupones altos se hacen más atractivos) o cuando se reduce el riesgo de ese emisor.

Los precios caen cuando suben los tipos de interés (los inversores valoran menos los bonos antiguos con cupones bajos) o cuando aumenta el riesgo crediticio de un emisor (por ejemplo, si Apple tuviera un pinchazo muy importante con el próximo iPhone).

Rendimiento (yield)

El rendimiento, también conocido como yield, nos indica el retorno anual que podemos esperar de un bono si lo compramos hoy (al precio indicado), lo mantenemos hasta vencimiento y no se produce ningún impago por parte del emisor.

A raíz de eso, el rendimiento de un bono depende directamente del precio al que cotiza. Cuando se dice que “suben los tipos de interés”, los bonos siguen pagando los mismos cupones, lo que ocurre es que su rendimiento aumenta.

¿Cuándo aumenta el rendimiento de un bono? Cuando cae su precio. Si tenemos que pagar menos para comprar ese bono, es normal que el rendimiento (esperado) aumente.

Nuestro bono de Apple tiene un rendimiento del 3,06%. Eso significa que, si compramos el bono hoy a un precio de 112,37, lo mantenemos hasta vencimiento en 2047 y Apple no quiebra, el rendimiento anualizado de comprar ese bono habrá sido del 3,06%.

Cuando el precio de un bono es superior a 100, el rendimiento es menor que el cupón. Si el precio está por debajo de 100, el rendimiento será superior al cupón.

Cuando se hace referencia a bonos con intereses negativos, eso significa que, si mantenemos el bono hasta vencimiento, habremos perdido dinero. Por lo que el rendimiento de esa inversión habrá sido negativo.

Si quieres leer más sobre cómo se calcula y analiza el rendimiento de un bono, echa un vistazo a este artículo:
El rendimiento de los bonos

Prima de riesgo (spread)

La prima de riesgo, también conocida como spread, nos indica la diferencia entre el rendimiento de nuestro bono y el rendimiento de un bono de similar vencimiento sin ningún riesgo crediticio.

Los bonos sin riesgo crediticio son aquellos emitidos por el gobierno del país que controla la divisa en la que está denominada el bono. Si el bono está denominado en dólares, el bono sin riesgo es el del gobierno norteamericano. Si la divisa es el euro, será un bono del gobierno alemán.

riesgo

Nuestro bono de Apple tiene un rendimiento de un 3,06%. El spread del bono es de 72 puntos básicos, lo cual significa 0,72%. Esto significa que el rendimiento anual (esperado) del bono de Apple es un 0,72% superior al de un bono del gobierno de Estados Unidos que también vaya a vencer dentro de 26 años.

Cuanto mayor sea la prima de riesgo (o spread) del bono, más vamos a recibir por encima de la inversión “libre de riesgo”, por lo que, en principio, mayor va a ser el riesgo crediticio que estamos asumiendo.

Un análisis detallado sobre la prima de riesgo lo encontrarás aquí:
El spread de un bono (prima de riesgo)

Vencimiento

El vencimiento es la fecha en la que el emisor del bono se compromete a devolver el dinero que ha pedido prestado. Y es una variable fundamental. ¿Cuándo vamos a recibir nuestro dinero?

El bono de Apple vence el 13 de noviembre de 2047, dentro de 26 años. Eso es mucho tiempo. No hay nada malo en comprar bonos con vencimientos muy largos, ya que los bonos pueden ser vendidos en cualquier momento. Pero debemos ser conscientes de los riesgos.

Cuanto más lejos sea el vencimiento del bono, más se moverá su precio. Eso se debe a que el vencimiento es la variable que más impacta la Duración del bono, que analizamos a continuación.

Duración

La duración es un concepto que a menudo se confunde con el vencimiento. De hecho, van muy ligados el uno al otro. Y a veces son muy similares.

La duración se indica en años, y representa cuánto tiempo, de media, deberemos esperar para recibir todo el dinero que el emisor nos pagará hasta vencimiento.

Ya hemos visto que Apple se ha comprometido a devolvernos el dinero en 2047, dentro de 26 años. Pero también se ha comprometido a pagarnos cupones del 3,75% cada año hasta entonces. Así pues, el tiempo de espera medio para recibir todo este dinero de Apple es de 17 años.

Sin embargo, lo interesante de la duración no es eso. La duración nos indica qué porcentaje se moverá el precio del bono si el rendimiento del mismo cambia en un 1%. De ahí que sea usado como una medida de riesgo ante cambios en los tipos de interés.

Nuestro bono de Apple, con una duración de 17 años y un rendimiento del 3,06%, se comportará de la siguiente forma: si el rendimiento sube al 4,06%, podemos esperar ver una caída de su precio del 17%. Pero si el rendimiento cae al 2,06%, la subida será cercana al 17%.

A raíz de eso, cuando esperamos una caída en los tipos de interés, nos interesa comprar bonos con mucha duración. Imagínate comprar un bono con una duración de 30 años y que los tipos caigan un 2%. La ganancia esperada sería de alrededor del 60%.

Un análisis detallado de la duración lo encontrarás en este artículo:
¿Qué es la duración de los bonos?

Rating crediticio

Los ratings crediticios vienen determinados por las agencias de calificación crediticia. Las más famosas son las norteamericanas Moody’s, S&P y Fitch.

El rating nos indica el nivel de riesgo crediticio que tiene ese bono. El mejor rating, el famoso AAA, indica una calidad extrema. Ratings menores, pero aun decentes, son AA, A y BBB. Los bonos con ratings BB y B son considerados basura. Y por debajo de eso ya se considera muy arriesgado.

El bono de Apple, con un rating promedio de AA+, nos indica que tiene una calidad crediticia altísima.

Un análisis completo de los ratings crediticios lo tienes aquí:
Rating crediticio de los bonos

Si quieres aprender más sobre los bonos y la renta fija…

Espero que este artículo sobre cómo analizar un bono te haya resultado útil. Si quieres aprender aún más cómo funciona el mercado de bonos y de renta fija en general, te recomiendo que eches un vistazo al siguiente enlace:
Qué es la Renta Fija: Lo que necesitas saber

Eso te permitirá entender mejor la relación entre los mercados financieros, la política monetaria, la deuda gubernamental, la deuda corporativa y el sector bancario.

También te animo a que te suscribas a mi newsletter:
Finanzas Claras

Publicado en Bonos

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.