Saltar al contenido →

6 Beneficios del ahorro

A menudo escuchamos por los medios de comunicación que hay que consumir más. Los bancos centrales bajan los tipos de interés continuamente para estimular el consumo. Sin embargo, tales medidas solo llevan a economías débiles y mayores apuros económicos para la población. Veamos, pues, los beneficios que tiene el ahorro, y por qué es necesario y muy positivo para la economía.

Antes de entrar en los aspectos positivos del ahorro tanto para ti como para la economía, hablemos de por qué es equivocado pensar que el ahorro es negativo para la economía.
Antes de que nuestro sistema económico estuviera tan intervenido por los bancos centrales, el ahorro representaba la cantidad de dinero (capital) que se había producido, pero no gastado. Ese dinero estaba disponible para invertir. Y, como resulta obvio, esas inversiones servían para que la economía creciese.

De hecho, el ahorro es condición necesaria para un sistema capitalista. Una sociedad sin ahorro, donde todo lo producido fuera consumido, sería una sociedad descapitalizada. No habría ni edificios en condiciones, ni fábricas, ni centros de desarrollo, ni infraestructuras, ni colegios, ni un sinfín de cosas necesarias para nuestro bienestar presente y futuro.

Es nuestra capacidad de demorar el consumo lo que nos ha permitido que nuestro nivel de vida y desarrollo hayan aumentado tanto a lo largo de los últimos dos siglos. La acumulación de capital, pues, va de la mano del crecimiento económico.

Por qué nos dicen que hay que consumir

Así pues, ¿por qué nos dicen que hay que estimular el consumo? El principal motivo viene de los desequilibrios del sistema económico y monetario actual. Una parte muy importante de las economías occidentales está enfocada al consumo. Esto significa que su supervivencia depende de que la gente consuma cada vez más. Sin embargo, debemos preguntarnos si tiene sentido perpetuar este modelo económico que genera empleos poco remunerados y bajo crecimiento económico.

Pongamos un ejemplo muy general para que lo veas. Tenemos a un grupo de 50 personas y dos actividades económicas alternativas.
En el primer escenario los emplearemos en una cafetería, sirviendo cafés y otras bebidas a lo largo del día. Economía de consumo. Esta actividad genera bienestar hoy, pero no deja nada para el futuro.
En el segundo escenario los emplearemos construyendo casas. Estarían produciendo bienes de capital. Esas casas pueden ser usadas no solo hoy, sino durante muchas décadas. En lugar de casas, podríamos haber usado maquinaria industrial u hospitales. Lo importante es que entiendas lo que te quiero decir y veas qué impacto tienen ambas actividades para el bienestar futuro.

Como puedes ver, nuestra economía está fuertemente concentrada en sectores cortoplacistas que no generan beneficio a futuro. Por si esto fuera poco, el hecho de que la supervivencia de algunos sectores esté reñida con los ahorros, o incluso requiera que la población se endeude, sirve como prueba para demostrar que ese sector está sobredimensionado en la economía.

Quiero remarcar que esto no es una crítica a la economía de consumo, puesto que el consumo es necesario, también genera riqueza y, sobretodo, los ingresos conseguidos con la economía de consumo también pueden ser ahorrados e invertidos a largo plazo. Los beneficios del ahorro no están reñidos con el consumo. Mi critica es al sistema económico actual que nos anima a empobrecernos para mantenerlo vivo.

Beneficios del ahorro

Así pues, vayamos a analizar cuáles son los beneficios del ahorro:

1) Mejores finanzas personales

El principal beneficio del ahorro para el individuo es tener las finanzas personales en orden. Ahorrar e invertir nos permiten aumentar nuestra riqueza y tener recursos guardados para hacer frente a todo lo que pueda ocurrir en el futuro. Bien sea mejorar nuestro nivel de vida, o simplemente poder hacer frente a los reveses que puedan ocurrir a lo largo de la vida, tener una base de capital nuestra nos ayudará muchísimo.

2) Mayor bienestar personal

Relacionado con el punto anterior, y una obviedad. La causa número uno de divorcios y estrés en la sociedad son los problemas económicos. Otra de las principales causas de estrés son los problemas en el trabajo. Y esos problemas están en parte relacionados con el dinero. A fin de cuentas, ¿no serías más capaz de relativizar los problemas en el trabajo si supieras que tienes un millón de euros en inversiones?

3) Mayor crecimiento económico

Como hemos visto anteriormente, la disponibilidad del ahorro permite que se invierta. Y con la inversión viene el crecimiento económico. Las sociedades más capitalizadas son las que tienen mayor productividad, mayor riqueza, mayores salarios, más estabilidad laboral y menor desempleo. La riqueza de un país es consecuencia del capital que haya acumulado.

4) Mejores valores para la sociedad

Practicar el ahorro y la inversión también son positivos para la sociedad en cuanto a que ayudan a cultivar valores constructivos. La cultura del esfuerzo, planificar a largo plazo y prosperar son todas consecuencias colaterales de una sociedad cuyos individuos tienen buenas finanzas personales. Uno de los beneficios más infravalorados del ahorro.

5) Mejor medio ambiente

Éste es un punto muy ignorado pero muy importante. Un modelo económico basado en el consumo masivo es malo para el medio ambiente. Las sociedades más prosperas son las únicas capaces de llevar a cabo medidas que garanticen tanto nuestro bienestar como el de la naturaleza. A fin de cuentas, el medio ambiente es secundario cuando tus necesidades vitales no están cubiertas de forma satisfactoria. Una sociedad próspera no es la que consume más productos, sino la que consume mejores productos.

6) Solidaridad fiscal

Por último, cabe remarcar que, en una sociedad con una mayor proporción de individuos con activos económicos, hay menor necesidad de ayudas públicas. Y esto es un acto de generosidad indirecta con los demás ciudadanos. A pesar de que nuestros políticos piensen y actúen de forma totalmente opuesta, por intereses egoístas, una sociedad próspera no es consecuencia de que el gobierno reparta dinero al máximo número de gente posible. Una sociedad es próspera cuando la gran mayoría de sus individuos no necesita ningún tipo de ayuda porque gracias a su trabajo, emprendimiento, ahorro e inversión, se pueden valer por sí mismo.

Para concluir el artículo me gustaría animarte a que empieces hoy mismo a ahorrar e invertir si aún no has empezado. Por poco que sea, empezarás un hábito magnifico. Y lejos de ser un acto tan solo para ti mismo, ya has visto que es algo que beneficia a toda la sociedad, hoy y en el futuro. Una sociedad más capitalizada no es tan solo más rica, también es menos dependiente y más libre.

Si te interesa el tema de las inversiones, te recomiendo el siguiente artículo donde te explico por qué no deberías invertir, en la medida de lo posible, en tu propio país.
Por qué deberías invertir fuera de España

Publicado en Finanzas personales

2 comentarios

  1. Helena Helena

    Buen artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.